Desde que se creó el Grupo Especial para la Lucha contra el Maltrato Animal (Gelma), en la Fiscalía se han conocido casos que generan vergüenza como sociedad, otros resultan ridículos y algunos parecen simplemente increíbles, como el del concejal que en San José del Guaviare se atrevió a esterilizar una gata llamada Estrella, sin ser veterinario.

 

Se trata de Paúl Osney Mambi, un concejal que es licenciado en producción agropecuaria, profesión que se aleja de la posibilidad de hacer ese tipo de intervenciones en las mascotas, menos en la sala de una casa, hechos que fueron justamente los elementos que quedaron expuestos en la imputación de cargos en contra del funcionario público.

 

“Un fiscal del Gelma presentó ante un juez de control de garantías a Paúl Osney Mambi Martínez, por su presunta responsabilidad en las afectaciones que sufrió una gata llamada Estrella en San José del Guaviare (Guaviare)”, dijo el fiscal coordinador de Gelma, Alejandro Gaviria.

 

La improvisada operación que practicó el concejal a la mascota le causó graves lesiones en sus órganos reproductivos y urinarios debido a una necrosis que se le desarrolló, dijo la Fiscalía al confirmar que el concejal fue presentado ante un juez de control de garantías y vinculado formalmente a una investigación penal.

 

“De acuerdo con la investigación, entre el 27 y 28 de mayo de 2017, Mambi Martínez habría practicado una cirugía de esterilización al animal sin ser médico veterinario. Se logró establecer que su profesión es licenciado en producción agropecuaria”, señaló el ente acusador al explicar que el funcionario no aceptó los cargos imputados.

 

Para la Fiscalía es claro que el concejal, a pesar de tratar de demostrar que tenía la experiencia, no podía desarrollar ese tipo de cirugías que son exclusivas de profesionales en veterinaria. El funcionario lo hizo y la gata terminó con delicadas lesiones que requirieron otras intervenciones quirúrgicas.

 Fuente: Semana 


publicidad publicidad