Una mujer anónima que vive en Argentina y en una población que no puede tener mejor nombre para la ocasión: Esperanza. Ella es, según los científicos, la segunda persona en el mundo que se ha curado del VIH sin tratamiento médico.

La mujer fue diagnosticada con el virus de la inmunodeficiencia humana en 2013, según un artículo publicado en Annals of Internal Medicine.

Los registros médicos indican que sólo cuatro personas en la historia se han curado del VIH. Sin embargo, dos de ellas, el Paciente de Berlín y el Paciente de Londres, lo hicieron después de recibir trasplantes de células madre, un procedimiento arriesgado que los científicos han intentado replicar, sin éxito, en más pacientes.

La medicina moderna ha hecho posible que muchas personas vivan con el virus bajo control, pero por lo general requieren una terapia antirretroviral constante para evitar que el virus se replique.

Un equipo internacional de investigadores ha estado estudiando detenidamente, desde 2017, el ADN de la paciente en busca de rastros del virus. Incluso analizaron su placenta después de que diera a luz en marzo de 2020, según informó STAT. Después de secuenciar mil millones de células, los científicos han confirmado que la mujer no tiene VIH.

Solo una vez antes, los investigadores han encontrado un caso confirmado de una persona que eliminó el virus de su sistema por completo. En 2020, los científicos compartieron un informe sobre Loreen Willenburg, o la Paciente de San Francisco, como la llamaron los médicos, quien fue el primer caso conocido de cura esterilizante sin una intervención médica.

Willenburg y la paciente anónima en Argentina son conocidos como "controladores de élite", un pequeño subconjunto de pacientes con VIH cuyo sistema inmunológico suprime naturalmente el virus.

La paciente argentina es conocida como la Paciente de la Esperanza, según STAT, porque es de la ciudad de Esperanza. Tiene una hija que no tiene VIH y está esperando un segundo hijo con su pareja.

 

"El solo hecho de pensar que mi afección podría ayudar a lograr una cura para este virus me hace sentir una gran responsabilidad y compromiso para hacer de esto una realidad", dijo la mujer a STAT.

publicidad publicidad