“Mis alumnos nunca supieron”, cuenta la profesora que mientras hacía un doctorado vivió dos años en la calle porque no tenía suficiente dinero para pagar un alquiler.

El calvario de esta profesora de inglés que pasó un buen tiempo durmiendo en una carpa sin contárselo si quiera a sus padres fue reseñado por el diario británico The Guardian. Aimée Lê se enfrentó a un fuerte aumento de alquiler en el tercer año de su doctorado en Royal Holloway, Universidad de Londres, y no logró cubrir todos sus costos, por lo que tomó esa difícil decisión.

“Hacía frío. Era una pequeña tienda de campaña para una sola persona, lo que significaba que después de un rato se hizo más cálida. Pero hubo días en los que recuerdo que me desperté y mi tienda estaba en un círculo de nieve. Cuando no estaba haciendo mi doctorado u otro trabajo, estaba aprendiendo a cortar leña o encender un fuego”, contó.

Dijo, además, que decidió tener casi una doble vida por temor a dañar su reputación profesional.

Aunque la dura situación la vivió hace unos años, pues ya en 2018 obtuvo su título de doctorado, aún hoy está en casa de sus padres, pues no ha logrado encontrar un trabajo con buenos ingresos que le permitan independizarse.

El testimonio de esta profesora fue revelado al tiempo que la publicación de una investigación en la que universidad de Cambridge es acusada de explotar a sus docentes. En él también otras mujeres critican, además, la inequidad en los sueldos en comparación con los de los hombres.

publicidad publicidad