T�tulo
T�tulo
T�tulo T�tulo T�tulo T�tulo T�tulo Publicidad Publicidad

Header Ads

"La música me ha dado todo" Vicky























Vicky, una de las voces más bellas de la música romántica y una de las artistas más importantes de la llamada Nueva Ola en Colombia, le ha dedicado su vida entera a la música; y de ella ha recibido todo lo que es hoy. Perfil de una señora artista.

Gerardo Meneses Claros


Amo a esta mujer. Siempre la he amado. Mi historia de amor con ella comenzó desde cuando en Radio Sur, en el Pitalito de los comienzos de los años ochenta, escuchaba sus canciones una y otra vez. Es curioso, porque la mayoría de sus letras están cargadas de una cierta melancolía que no sé aún por qué me gustaban tanto, siendo yo apenas un niño.

De ella conoció toda Colombia, a finales de los sesentas, un tema ya clásico en la discografía romántica nacional: llorando estoy. Y de ahí en adelante han sido cientos de canciones que componen su extensa producción y que siguen oyéndose en los programas de recuerdos de las emisoras y en las presentaciones frecuentes que ella tiene por el país.

La Nueva Ola

Con esta expresión se denominó a una de las más importantes épocas de la música en Colombia; de la mano de Alfonso Lizarazo, primero en radio, luego en televisión, surgieron figuras de la talla de Claudia de Colombia, Billy Pontony, Harold, Greta, Ana y Jaime, Óscar Golden y, por supuesto, Vicky, para nombrar solo algunos.

"Fue la época dorada de la música romántica. Era el artista frente al público sin ningún artificio. Los efectos tecnológicos no los conocimos".
Y fue también el gran momento para esta generación exitosa y bonita que se hizo grande en un medio que apenas estaba naciendo en el país. Un momento que supieron aprovechar, que impulsaron con su alegría, dedicación y entrega a un sueño que todos compartían.


"Éramos como hermanos, vivíamos en función de esto, de la música, de darle un nombre al país, una identidad propia en medio de la avalancha que significaba México y Argentina; en los 70s eran ellos los duros, a los que queríamos parecernos. Fue tan grande nuestra Nueva Ola, que luego fueron ellos los que compartían con nosotros".

No todas las canciones son vivencias

video: 


Vicky no solo es la intérprete, es además la compositora. Ella misma escribe, produce y arregla los temas. "Es un don, un regalo de la vida. Hoy por ejemplo, son tantas canciones compuestas por mí, de las cuales recibo regalías todo el tiempo a través de Sayco-Acinpro. Es como una mina que nunca se acaba".

Lo dice con humildad, pero también con orgullo. A la que oigo ahora no es a Vicky, sino a Esperanza Acevedo, su verdadero nombre, el que solo usa para firmar sus composiciones. Pero me aclara una cosa cuando le pregunto por el motivo de sus canciones. "Las canciones nacen de la vida, pero no todas son vivencias propias. ¿Te imaginas si todo lo que canto, me hubiera pasado? Es fruto de la inspiración, la observación, el momento; una mezcla de muchas cosas.

Así, de su inspiración han nacido canciones tan bellas como Pobre gorrión,  Lloraré, Amigo caminante, Amor amargo, Y nunca comprendí, Llorando estoy o las Estaciones, para citar una mínima parte de su extensa producción.

Sigo cantando, es mi vida.

Cuando llegué a su casa,  en la 123, en Niza Antigua, tuve la sensación de estar en la casa de una estrella. No me equivoqué. La pulcritud, la belleza y el donaire acompañan cada rincón de ella. La amplitud de los espacios, los muebles finamente seleccionados, las rosas blancas, los cuadros y las fotografías, forman un conjunto que hace honor a su dueña: es la casa de una artista, de una señora artista.

Junto a Lili, su ama de llaves que la ha acompañado hace ya veintiocho años, y de sus perros, a los que ama profundamente y los que tienen un patio enorme en el primer piso, junto al estudio, Vicky me recibe con un abrazo, un beso y un : "bienvenido, corazón, estás en tu casa".

Me llama la atención la fotografía de Óscar Golden en una repisa de la sala. "Es mi hermano, el hombre que más he amado en mi vida". Me muestra sus premios y reconocimientos que tiene perfectamente conservados en el estudio, me habla de sus presentaciones para este final de semestre y nos sentamos a la mesa a compartir el café que Lili diligentemente ha servido.

Sí, es ella, la artista que yo escuchaba de niño en Radio Sur, la cantante que se sigue oyendo en las emisoras; la que me descubre su alma con una frase inicial que me llena de satisfacción y que me demuestra lo grande que es: "la música -me dice- me ha dado todo lo que soy".

   
Por : 

Gerardo Meneses Claros

Con la tecnología de Blogger.