T�tulo
T�tulo
T�tulo T�tulo Publicidad T�tulo T�tulo T�tulo

Header Ads

Catástrofe ambiental por contaminación petrolera en ciénaga de Boyacá

Publicidad Publicidad



La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), determinó que las aguas de la ciénaga de Palagua, considerada como la segunda en importancia ecológica de Boyacá después del lago de Tota, están contaminadas con fenoles (producto derivado del petróleo), y no son aptas para el consumo humano.


La tragedia ambiental en la ciénaga, ubicada en la jurisdicción del municipio de Puerto Boyacá, por la contaminación generada tras la ruptura de las tuberías de las empresas petroleras que explotan el hidrocarburo en el Magdalena Medio, atraviesa las fincas que quedan en la zona de influencia de la reserva natural de agua.


Cientos de peces, ganado y aves han muerto atrapadas en el crudo que se mezcla con el agua de la ciénaga así lo dijo en RCN Radio Wilson Valencia propietario de la finca El Desquite, situada en la vereda Campo Palagua, zona de influencia de la explotación petrolífera de Ismocol, la empresa contratista de Ecopetrol, que se encarga del proceso.
“Hace aproximadamente 15 años se han venido registrando unos vertimientos y derrames de hidrocarburos en los drenajes que conducen a la ciénaga de Palagua. Cada vez que hay un derrame de crudo, se van a nuestras praderas, hacen un lavado y por gravedad van a dar a nuestros drenajes”.


La finca el desquite es una de las más afectadas del sector, puesto que tiene 115 pozos petroleros de Ecopetrol, que están siendo operados por trabajadores de Ismocol.
“Cuando uno va a la finca, se observa como el crudo se está desplazando por el subsuelo, hacia los drenajes de la ciénaga de Palagua”.


Valencia afirmó también que según un estudio desarrollado por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales ANLA, el agua de la ciénaga no es apta para el consumo humano


“La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales no dice que a través de unos análisis que han venido haciendo, que las aguas de las ciénaga de Palagua están contaminadas con fenoles y que no son aptas para el consumo” sostuvo el líder de la zona.



Muerte de animales

Intoxicación crónica, problemas pulmonares y cardíacos se generan en los animales que toman del agua contaminada por el crudo y finalmente mueren, así lo reveló también el propietario de la finca ‘El Desquite’, quien ha visto morir varias reces al igual que peces y aves por la forma en la que el petróleo se está tragando según él, la ciénaga.


“A parte de la contaminación y de la muerte de peces, esas aguas contaminan al ganado, cuando la toman hemos tenido problemas de intoxicación y aunque hemos acudido a los veterinarios de la región, no ha habido nada que hacer, los animales se mueren”, dijo Valencia.

Así empezó la fiebre del petróleo en la región


En 1954 llegó a Puerto Boyacá la multinacional Texas Petroleum Company e inició la explotación petrolera hasta 1988, posteriormente Ecopetrol asumió la extracción hasta el 2001, la multinacional colombiana firmó un contrato con la Unión Temporal Ismocol Joshi Parko –IJP para que se encargara de extraer el hidrocarburo y 17 años después, continúa con la actividad al igual que la empresa Mansarovar Energy Company.


Habitantes del municipio pidieron a las autoridades nacionales intervenir para garantizar que, la contaminación de la reserva ecológica más importante de Boyacá, después del lago de Tota no sea devastada en su totalidad por la fiebre del petróleo. 


Con la tecnología de Blogger.