En la galería había videos de las violaciones. Tras analizar imágenes y contactos, Policía determinó que todo sucedía en una casa de Bosa y agarró al depravado.


Un hombre que caminaba por una calle de Bogotá se encontró el celular en el piso. Lo llevó a su vivienda y empezó a revisarlo, sin imaginar que hallaría semejantes abusos contra una menor, cuya edad oscila entre los 5 y 7 años.


Indignado, entregó el aparato a las autoridades para que se encargaran de analizar el contenido.


"No teníamos ningún elemento que nos infiriera con certeza que se trataba de una persona de nacionalidad colombiana, o que se hubiera realizado en el territorio colombiano. Lo único que se tenía era un video con contenido sexual en un teléfono celular, no teníamos absolutamente nada más”, relata el capitán Luis Miguel Morales, jefe de investigación de Policía de Infancia y Adolescencia.


Lo primero que se hizo fue un estudio de las características morfológicas de la niña abusada. Luego rastrearon las llamadas entrantes y salientes del celular. Así fue como determinaron que el propietario vivía en la localidad de Bosa.

"Con esos números telefónicos empezamos a buscar en Facebook los perfiles de las personas que llamaban al celular y encontramos un grupo de menores que podían ser hermanas. En medio de esa búsqueda logramos identificar que había una niña que tenía características morfológicas similares a la del video", detalla el capitán Morales.


Ya habían encontrado a la menor en imágenes de redes sociales, ahora el reto era hallar su vivienda. Una foto de la niña con el uniforme de colegio fue clave para establecer un radio de búsqueda.


Los investigadores se dirigieron al barrio y, casa por casa, preguntaron cuál era el colegio cuyo uniforme llevaba puesto la pequeña. Llegaron entonces a la institución y lograron identificar a las tres niñas de los perfiles analizados: las tres eran hermanas.

Con la víctima identificada, empezaron a hacer análisis forenses y determinaron que era su propio abuelo quien aparecía en los videos abusando de ella.

Al hombre se le legalizó la captura y le imputaron cargos. Fue enviado a la cárcel.

Tomado de Caracol