Las víctimas eran dos hermanitos, de 6 y 3 años, que sufrieron vejámenes por 8 meses. El hombre fue capturado en Padua, Tolima.


Tres veces a la semana la niña y el niño quedaban bajo cuidado del sujeto. Estos días los aprovechaba, según la Fiscalía, para realizarles juegos que terminaban en abuso.


También, de acuerdo con la investigación, se valía de la inocencia de los pequeños y terminaba induciéndolos a prácticas sexuales a cambio de dulces.

Uno de los testimonios que reveló la fiscal del caso, durante la audiencia en contra del hombre, da cuenta de que el “abuelo, con unos muñecos, les explicó la forma en que deberían hacer esto”, refiriéndose al contacto sexual

Los indicios apuntan, así mismo, a que el señalo delincuente les mostraba películas de contenido sexual y los obligaba a replicarlo.

“Ella (la niña) veía películas donde había unas personas besándose, es decir, con contenidos pornográficos. Estas películas las veía en la casa de su abuela”, dijo, indignada, la fiscal.

Los abusos duraron hasta que la madre de los menores descubrió que estos presentaban un comportamiento extraño.

La pequeña de 6 años hizo entonces un revelador relato: “lo indica con su lenguaje verbal y también con su lenguaje corporal cómo era la forma en que su abuelo procedía a tocarla y menciona que su abuelo indicaba que no debía contarles a sus papás”.

Tras la denuncia de la madre se inició la investigación, que duró 6 meses.

Agentes de la Sijín le siguieron el rastro al hombre hasta el municipio de Padua, Tolima, en donde fue capturado.

El indiciado, al parecer, pretendía huir de las autoridades. Fue presentado ante un juez de control de garantías, quien lo envió a prisión. Deberá responder por acceso carnal abusivo y acto sexual abusivo con menor de 14 años, delitos que conllevarían una sentencia de hasta 16 años de cárcel.


publicidad