Las operaciones militares contra los Grupos Armados Organizados que se financian de la extorsión y el narcotráfico  no cesan, las tropas de la Novena Brigada continúan asestando golpes contundentes contra estas estructuras criminales y que desde otros departamentos amenazan con la integridad de los huilenses.

El Consorcio ‘Administración Vial’, ADVIAL, que tiene a cargo el mejoramiento de la carretera que de Neiva conduce al municipio de San Vicente del Caguan, Caquetá, estaba siendo extorsionada telefónicamente por unos 70 millones de pesos a cambio de permitir los trabajos que mejorarían la calidad de vida de miles de campesinos.

Es así, como el Gaula Militar Huila, en coordinación con el Cuerpo Técnico de Investigación, CTI de la Fiscalía, inician labores de inteligencia con el fin de desarticular la estructura que estaría tras la millonaria extorsión a los contratistas viales y a comerciantes huilenses.

Las autoridades establecieron que las víctimas estaban siendo citadas en zona rural de San Vicente del Caguan, donde se encontraban con sujetos quienes se identificaban como miembros del Grupo Armado Organizado residual F-17, portando radios, armas, prendas de tipo camuflado y verde militar.

Tras los resultados de la investigación y producto de la inteligencia militar, soldados del Gaula Huila y miembros de la Fiscalía organizaron toda una operación encubierta y adelantaron la negociación directamente con los delincuentes para dar con su captura.

Es así, como en la vereda Santa Lucia, corregimiento de San Antonio, zona rural de Neiva, las autoridades haciéndose pasar como contratistas de ADVIAL, concretaron la millonaria cita extorsiva con dos sujetos que fueron capturados inmediatamente tras la comisión del delito en flagrancia.

Como Alexander Pisso Barreira y Dulver Berjan Manera alias ‘El Zarco’, de 24 y 28 años de edad respectivamente, fueron identificados los extorsionistas quienes estarían al mando de alias ‘El Chato’ y ‘Calarcá’, disidentes del desmovilizado grupo guerrillero que delinque en el departamento Caqueteño.

Al momento de su captura le fueron incautados dos armas de fuego tipo revolver, una pistola calibre 9mm, municiones, radios Motorola, botas, prendas y sudaderas color negro, víveres secos, sellos y “Paz y Salvo” alusivos al Grupo Armado Organizado y dos celulares.

Pisso y Berjan, con antecedentes penales por rebelión, porte ilegal de armas y fuga de presos, ya se encuentran a disposición de las autoridades competentes para enfrentar un nuevo proceso judicial por los delitos de concierto para delinquir y extorsión.

publicidad