'Guacho' fue abatido con un tiro de francotirador en Llorente, zona rural de Tumaco. ¿Cuáles fueron las investigaciones que llevó a la Fuerzas Militares a encontrarlo?

El disidente más buscado de las Farc, Walter Patricio Arizala Bernaza, alias ‘Guacho’ fue abatido en la tarde de ayer en medio de una tarea conjunta entre el Ejército, la Policía y el CTI de la Fiscalía.
Desde el pasado mes de septiembre cuando se habló de la posible muerte de ‘Guacho’, el Ejército permanecía en la zona sin perder su rastro. Cerca de 3 mil hombres permanecían haciéndole inteligencia. Ayer la operación terminó con la muerte del comandante del frente Oliver Sinisterra de las disidencias de las Farc.

Un certero disparo de un francotirador neutralizó al también conocido como el ‘Capo de la Coca’ del sur del país. Guacho había sido responsable del secuestro de tres periodistas ecuatorianos y de una pareja del mismo país, continuando luego con su cruel asesinato, por lo era considerado uno de los hombres más buscado en Colombia y Ecuador.

La noticia solo fue confirmada por el presidente Iván Duque al caer la noche cuando los cuerpos de las dos personas abatidas en el combate pudieron ser trasladados en helicóptero.
Insólitamente, aunque Guacho se movía en una zona de pobreza, fue encontrado con elementos de lujo en su vestimenta, como sus botas, el reloj y su teléfono celular.

Le cerraron el cerco

La operación incluyó la interceptación de al menos 120 líneas de celular y el reclutamiento de 15 personas de la región que conocían y tenían fácil acceso a los lugares por los que se movía el temido disidente.

Es así como tres personas  fueron clave para establecer algunas de las rutinas del grupo criminal y además para ubicar y desmantelar varios laboratorios de droga.

Con esa información, recaudada por el CTI de la Fiscalía, se logró establecer 16 zonas en las que el capo y su segundo al mando, alias ‘Pitufo’, se movían con frecuencia.

Es así como tres personas  fueron clave para establecer algunas de las rutinas del grupo criminal y además para ubicar y desmantelar varios laboratorios de droga.

La presión sobre sus finanzas llevó a Guacho a romper sus protocolos de seguridad y a utilizar canales no seguros, lo que permitió ubicarlo en Llorente, lugar donde fue abatido. 

En la mañana del viernes el ministro de la Defensa, Guillermo Botero, había señalado que el pasado 15 de septiembre ‘Guacho’ se salvó de morir porque a pesar de haber sido impactado por un francotirador, lo salvó un chaleco blindado.

Tomado de la nación