Un dramático caso remece a Estados Unidos, luego que una madre fuera condenada a 10 años de cárcel por la muerte de su bebé en estado de desnutrición.


El pequeño Judah Wessels murió en julio de 2016 cuando tenía solo dos meses, en ese momento pesaba un poco más de 2 kilos, la mitad de lo que debe pesar un bebe  saludable y un kilo menos que cuando nació.

La mujer de 25 años identificada como Angel Poole, se habría perdido una serie de controles al médico, sin embargo, en mayo de ese año, a ocho días de su nacimiento se examinó y se determinó que estaba bien alimentado y cuidado.

Desde eso pasaron dos meses hasta que Poole llamó al 911 ya que su hijo no respondía. Finalmente la autopsia determinó que el pequeño se encontraba “marcadamente desnutrido” al momento de su muerte.

Posteriormente, en julio de 2018 publicó en redes sociales que la muerte de Judah se debía a una lesión cerebral, sugiriendo que los cargos en su contra debían ser desestimados.

Su pareja, Ed Wiixon la apoyó señalando lo siguiente: “Todo el mundo sabe que eres una buena madre y las que hablan mal y dicen que no eres una buena madre, son personas que tienen otra Vendetta”.

Finalmente, Poole se declaró culpable de “poner en peligro al niño y causar lesiones graves”, por lo que los fiscales acordaron no dar pie a la acusación más grave y por eso solo fue sentenciada a 10 años.

publicidad