Óscar Hernando Zapata recibió doce heridas que le comprometieron el corazón y el pulmón. Su esposa narró cómo sucedieron los hechos.


“Lo que hicimos fue traer a un grupo de venezolanos en septiembre. En noviembre, uno de ellos presentó signos de agresividad. Mi esposo le dijo que se tenía que ir porque no podía vivir aquí con esas actitudes. Él se fue, hace un mes regresó, nos pidió perdón y dijo que quería seguirse congregando en la iglesia", dice Rosa Delia García, pareja de la víctima, sobre lo sucedido en la localidad de Fontibón.


Y agrega que "el día de los hechos nos llamó, que nos quería hacer un almuerzo de agradecimiento, y efectivamente lo hizo. Nos quedamos los tres. De pronto timbraron, llegó una persona preguntando por mi esposo, lo llamé que lo necesitaban, vino a abrir la puerta. Yo estaba en la cocina y escuché los gritos. Cuando salí, lo estaban agrediendo, lo tenían en el piso apuñalándolo”.

Debido a la gravedad de las heridas, Zapata falleció el pasado sábado en la Clínica de Occidente de Bogotá. 

Las autoridades revisan cámaras de seguridad del sector para dar con los responsables.


publicidad