Luego de jornadas de socialización entre el gobierno seccional y el Instituto Nacional de Vías, Invías, territorial Huila, este miércoles se ha comunicado que la pavimentación de 11.8 kilómetros en la carretera Sicana-Naranjal-La Guaira que sirve como variante durante los cierres en la Ruta 45 o vía al sur del Huila, en el sitio de Pericongo, entre Altamira y Timaná, será una realidad.
De esta manera, el Gobierno Nacional ha destinado 20.000 millones de pesos para la mitigar crisis vial del departamento, de los cuales la mitad será para la pavimentación de la variante de Pericongo, mientras que los 10.000 millones restantes serán utilizados para atender sitios críticos en los tramos Pitalito-Acevedo-Líbano; Altamira-Guadalupe, cruce Orrapihuasi-Cruce Líbano y Tarqui-Maito-La Palma, circuitos que también son utilizado como variantes al sur del Huila. 

El director territorial Huila de Invías, ingeniero Luis Eduardo Rincón, informó que las obras contratadas fueron adjudicas al Consorcio Vías Huila 2019 por un valor 9.200 millones para la construcción de obras de drenaje, muros de contención y capa de rodadura con el sistema de riego doble. Simultáneamente, el director precisó que el contrato de obra tendrá un tiempo de ejecución de seis meses, por lo que se espera que, antes de finalizar este año, la variante estará pavimentada y al servicio de los huilenses, ya que actualmente el contratista se encuentra haciendo el levantamiento topográfico y en aproximadamente en un mes arrancarán las obras físicas, manifestó.
Así las cosas, la intervención de esta vía premitirá el flujo vehicular desde y hace el sur del departamento, por lo que se espera que a mediados del próximo mes las obras comiencen a ser ejecutadas a fin de agilizar la movilidad y mitigar los efectos que ha traído para la región la problemática vial.