Desde Senado y Cámara tuvieron a su cargo la iniciativa, que se fue dilatando hasta dejarla hundir.

El proyecto de ley que castigaba a los corruptos, incluso si fueran congresistas, se hundió en el propio Congreso de la República. La iniciativa, que acababa con la casa por cárcel para los delincuentes de cuello blanco, se quedó a las puertas de la aprobación y le quedó faltando la conciliación de los textos aprobados en Senado y Cámara de Representantes.

El presidente de la Cámara, Alejandro Chacón, es uno de los directos señalados de haber dejado hundir el proyecto cuando eran las 3 y 43 de la tarde. El representante nombró conciliador a Jairo Cristo, de Cambio Radical, quien no aceptó asumir tal conciliación porque eran las 3:43 p.m. y no podría leer un documento de semejante magnitud.


Sin embargo, Katherine Miranda, congresista, dijo que no es cierto que Cristo se negara por la cantidad de folios. A su juicio lo hizo porque no tenía voluntad. Después, sin que aún se entienda cómo, el representante Gabriel Vallejo fue designado, pero ya eran las 4 de la tarde. "Los congresistas estaban más pendientes del partido de la Selección Colombia", dijo la representante.

Ahora bien, el proyecto para castigar a los corruptos llegó sobre el tiempo a la Cámara y, según recordó la congresista Katherine Miranda, el senador Ernesto Macías, presidente del Congreso, lo tuvo envagetado durante cinco meses, nunca le dio proridad.

El 11 de junio anterior,  LA FM informó que el Estatuto Anticorrupción, que penalizaba múltiples actos de corrupción, incluso si lo cometían los mismos congresistas, estaba en los últimos lugares en la agenda del Congreso de la República y si los legisladores no lo votaban se hundiría. Dentro de las iniciativas de dicho Estatuto estaba modificar algunos beneficios, como la casa por cárcel, las penas irrisorias o los centros de reclusión con lujos.

Según conoció LA FM, los congresistas que dicen que van en contra de la corrupción dilataron la discusión y la votación, a tal punto de que la iniciativa estaba a punto de hundirse. El presidente del Senado, Ernesto Macías, no dio cuenta de la voluntad para que el Estatuto Anticorrupción pasara.

De acuerdo a lo que conoció LA FM, Macías lo puso en el punto 21 en el orden del día del Senado y luego, cuando se le tiene que dar prioridad para que prosperara, el presidente del Congreso lo ubicó en la posición 10 de proridades dentro de la agenda del día. 

Luego de ello, Nancy Patricia Gutiérrez, ministra del Interior, aseguró en LA FM que el futuro del Estatuto Anticorrupción, en su etapa de conciliación, dependía de la voluntad de la Cámara de Representantes.

"Esperemos a que no se caiga. Este es un proyecto que tiene iniciativas de los diferentes partidos políticos, liderado por la Fiscalía General de la Nación, tiene iniciativas del Gobierno, de la mesa anticorrupción. Es una herramienta importantísima porque hay una serie de vacíos en la ley que han permitido, precisamente, los actos de corrupción en las diferentes escalas del Estado. El gran problema que hay son los impedimentos que se pueden presentar en la plenaria de la Cámara", aseguró.

La jefe de la cartera política dijo que hizo todo lo correspondiente, desde el Gobierno para que se debatieran los temas en el legislativo. "Nosotros no podemos inmiscuirnos en las decisiones de la Cámara como tal, estamos pendientes de que estos proyectos salgan adelante", agregó.

LA FM demostró, al aire, que intentó comunicarse con Macías y Chacón, pero ninguno responde el celular tras el hundimiento del proyecto para castigar a corruptos. César Lorduy, congresista, señaló a Chacón tras lo acontecido.

Tomado de La FM

publicidad