Desde el año 2.000, la Corporación Colombiana de Investigación Agrícola (Agrosavia) viene trabajando en el Plan Nacional de Semillas, con el cual buscan tener semillas de calidad para garantizar, no solo la seguridad alimentaria del país, sino también rescatar algunas nativas que se han venido perdiendo.
“En la primera fase de seguridad alimentaria estaba el maíz, las papas, los ñames, las batatas y los arroces, pues es importante también como rescatar ahí que muchos de esos materiales son semillas nativas o criollas que se encuentran en regiones apartadas de nuestro territorio”, señala Karen Osorio, investigadora máster del departamento de Semillas de Agrosavia.

Este programa no solo busca rescatar estas semillas, también tiene como objetivo capacitar en el uso correcto de estas a diferentes pequeños productores, como lo afirma la investigadora: “Nosotros trabajamos también tanto seguridad alimentaria como proyectos de fomento con los agricultores”.
Uno de los agricultores que ha sido beneficiado es Elmer Huertas, miembro de la Asociación de productores rurales (Asoprum) de Umbita (Boyacá). “La idea es tener las buenas semillas, trabajar con ellas que son las que van a producir mucho mejor, no quedarnos con las semillas anteriores que ya no nos producían sino renovarlas”, indica.

“La garantía es que ellas (las semillas) nos van a producir mucho más, sino estaban produciendo por ahí un setenta por ciento, o sea nos van a subir a un noventa casi cien por ciento. El cuidado es mucho mejor porque ellas vienen limpias de todas las enfermedades, al venir limpias de estas, menos las van a atacar, tienen unas mejores defensas y el rendimiento está entre unas 42 a 45 toneladas por hectárea”, explica Huertas.
Estos mejores rendimientos les permiten a los productores tener mayores ingresos y, además, desde la Corporación se está estimulando la comercialización de las semillas entre ellos, para crear una red que garantice un rescate real de estas.

Aparte de los casi 150 campesinos de Asoprum, también han sido beneficiadas la Asociación de Cacao en Paicol en el Huila y la Asociación de Productores y comercializadores de Material Vegetal de Cítricos y Frutales en el Caribe. Además, han tenido capacitaciones para tener un mejor manejo de las semillas y de la producción de sus cultivos.
Este programa tendrá una segunda fase desde el próximo mes de septiembre, donde incluirán a más campesinos y por lo menos 10 especies de semillas más, con lo que esperan tener un mayor alcance y garantizar una seguridad alimentaria en Colombia.

Radio Nacional Colombia 



publicidad