El padre de la niña de 4 meses, también ebrio, estaba dormido en un sillón. La escena fue descubierta por unos vecinos.

Los padres de la menor, según la investigación adelantada por autoridades de Liverpool, estaban borrachos y habían consumido cannabis.

La mamá de Mija Krupaityte, Milda Stucinskaite, tenía un rango de intoxicación extrema al borde de la inconsciencia, revelaron en la audiencia adelantada este jueves por el caso ocurrido en octubre del año pasado.

El papá, Audrius Krupaitis, también tenía rastros de alcohol en su sangre, detalló el informe revelado por el Daily Mail.

La madre, trascendió, le estaba dando leche a la bebé en un sofá cuando se quedó dormida y desplomó sobre ella.

Dos personas que vivían con ellos vieron a la niña bajo la mujer: intentaron reanimarla mientras esperaban que llegaran los servicios de emergencia.

Según testigos, el señor Krupaitis dijo “es mi culpa, me quedé dormido”, mientras Stucinskaite espetaba "me senté en la bebé".

Durante la audiencia contra los padres, el doctor Jonathan Metcalfe, un patólogo forense registrado en el Ministerio del Interior, dijo que ambos “estaban significativamente intoxicados con alcohol en el momento en que murió Mija, con un nivel de alcohol en sangre extremadamente alto en la madre”.

Agregó que, aunque no podía descartar por completo la muerte súbita o el síndrome de muerte súbita del lactante como la causa del deceso, era más probable que fuera causado por la mujer que se acostó encima de ella.

El forense Andre Rebello llegó a la conclusión de que la muerte de Mija fue por negligencia.


publicidad