Consternada se encuentra la comunidad en Neiva tras enterarse en las últimas horas de un aberrante caso de abuso sexual contra un niño.
Los hechos fueron denunciados por la progenitora del niño quien les manifestó a las autoridades que el responsable habría sido un patrullero de la policía.
El menor afectado fue llevado a la sede de la Empresa Social del Estado Hospital Carmen Emilia Ospina donde se activó la ruta de atención para atender el caso.
Ante los hechos, el Cuerpo Técnico de Investigaciones CTI de la Fiscalia General de la Nación, inició las investigaciones correspondientes para esclarecer lo sucedido.


Desde el comando de la Policía Metropolitana de Neiva, se indicó a través de un comunicado que una vez se tuvo conocimiento, se efectuaron las acciones institucionales de cooperación para facilitar la determinación de las posibles responsabilidades del funcionario implicado.
Se indicó ademas por parte del Coronel Livio de Jesús Castillo Villarreal, toda la cooperación posible para llegar a la verdad; de la misma manera fue emitido un comunicado de prensa desde la Institución para dar claridad sobre los hechos: 

COMUNICADO

La Policía Metropolitana de Neiva se permite informar:

1 En la noche del pasado 31 de julio, la Policía Metropolitana de Neiva fue informada por parte de la Empresa Social del Estado prestadora de servicios de salud, E.S.E Carmen Emilia Ospina de la capital del departamento de Huila sobre un presunto caso de abuso sexual, del cual habría sido víctima un menor de 5 años de edad. De manera inmediata, se solicitó el desplazamiento de una patrulla de Infancia y Adolescencia para verificar el hecho denunciado.

2. La E.S.E Carmen Emilia Ospina activó la ruta de atención para casos de violencia sexual, la cual cuenta con el permanente acompañamiento de uniformados de la Policía de Infancia y Adolescencia, especialmente para el menor de edad y su familia.

3. En el marco de las indagaciones, la Policía Metropolitana de Neiva conoció por parte de la madre del menor que, al parecer, sería un integrante de la institución, en el grado de patrullero, el presunto responsable del hecho.

4. Desde el primer momento en el que se conoció el caso, se aperturó la investigación disciplinaria correspondiente contra el uniformado para establecer las circunstancias de tiempo, modo y lugar de los hechos denunciados y, en el marco de la Política Integral de Trasparencia Policial, se ha entregado toda la información requerida por el Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía General de la Nación, que quedó a cargo de la investigación en el ámbito penal.

5. La Policía Nacional reitera que no tolera ningún hecho que vulnere los derechos de los niños, niñas y adolescentes y, al mismo tiempo, rechaza cualquier actuación que se aparte de la Constitución, la Ley y los lineamientos institucionales.
publicidad