Desde la ciudad italiana de Bérgamo llegan estremecedoras imágenes de las fatales consecuencias del covid-19: un convoy de camiones del Ejército italiano cargado con cadáveres sale de la localidad lombarda, desbordada por las defunciones, para que sean incinerados en otras urbes italianas. El crematorio local, que está operativo las 24 horas al día, está desbordado ante el brote del covid-19. Además, el principal cementerio de la localidad se ha quedado sin espacio.



Decenas de ataúdes fueron llevados a los crematorios de las ciudades de otras regiones, como Módena (Emilia-Romaña), Parma (Emilia-Romaña), Acqui Terme (Piamonte), Domodossola (Piamonte) o Piacenza (Emilia-Romaña), reportó Corriere della Sera.

El exministro del Interior de Italia y senador del partido Liga Norte, Matteo Salvini, ha compartido una imagen desgarradora.

Tan solo este miércoles en Bérgamo murieron 93 personas, cifra que excede la capacidad del crematorio local que puede incinerar un máximo de 25 cuerpos si está operativo 24 horas.



publicidad