Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas, se está aprovechando de la crisis por la pandemia de coronavirus para violar derechos: además de encerrar a personas en jaulas para perros hoy amenazó con "matar" a todos los que causen problemas durante la cuarentena.

En nombre de la lucha contra la pandemia de coronavirus, varios gobernantes aprovechan no sólo para ampliar sus poderes sino que dan órdenes que socavan todos los derechos. Es el caso de Filipinas con el  presidente, Rodrigo Duterte, famoso por sus tentaciones autoritarias y frases polémicas.

No sólo logró que  el Congreso le otorgue "poderes especiales" bajo la emergencia nacional, lo que le permite actuar sin contar con el Legislativo, modificar los presupuestos a su antojo e intervenir empresas privadas, sino que ha dado amenazado con "matar" a las personas que den problemas durante la cuarentena.

Duterte dijo que no dudará a la hora de dar este tipo de órdenes a la Policía o el Ejército, "es una advertencia para todos”. “Sigan las instrucciones del Gobierno en este momento porque estamos en un momento crítico”, aseguró antes de insistir en la importancia de "no provocar daños a los trabajadores sanitarios ni médicos”, una cuestión que considera un “grave delito”.

Y luego dijo: "mis órdenes a la Policía y al Ejército, en caso de que alguien dé problemas es clara: mátenlos de un disparo", según registran la cadena de televisión CBS-CBN y el periódico El Filipino. Lo dijo, luego de que decenas de personas protestaran en un distrito de la ciudad de Quezón por no recibir la comida y ayudas prometidas durante la cuarentena.

Las fuerzas de seguridad les pidieron que volvieran a sus casas, pero la población se negó, tal y como asegura la Policía, que acabó deteniendo a una veintena de personas.


Fuente El Espectador 

Publicidad