El cruel maltrato infantil fue denunciado por un vecino de la progenitora del niño, que, cansado de los constantes malos tratos hacia el menor, decidió poner en evidencia la crueldad a la que era sometido el infante.

El hecho, generó el rechazo de la comunidad, que denunció cómo la mujer encadenaba las manos del niño “para evitar que tuviera movilización en el inmueble, supuestamente porque era muy inquieto y no hacía caso”, informó el coronel Héctor Ruiz Arias, comandante operativo de la Policía Metropolitana de Neiva.

Las autoridades una vez tuvieron conocimiento de la situación, hicieron la respectiva intervención en el hogar del niño, con el fin de restablecer los derechos y dejarlo al cuidado de una tía materna, para alejarlo del maltrato ocasionado por su propia madre.

Las autoridades hicieron un llamado a los padres de familia para que descarten todo tipo de castigos que afecten la integridad física y emocional de los niños.

La madre podría perder la custodia del pequeño y también recibe asesoría psicológica.



Fuente: La Nación


Publicidad