El coronel retirado es señalado por la víctima de asediarla por mensajería instantánea y de manera personal entre los años 2016 y 2017

Ante un juzgado penal municipal con funciones de control de garantías de Neiva (Huila), la Fiscalía General de la Nación formuló imputación por el delito de acoso sexual en contra del exoficial Óscar Efraín Pinzón Moreno, este 31 de agosto en audiencia virtual.

El investigado, quien se desempeñó como comandante del Departamento de Policía del Huila para el año 2016, fue denunciado por una patrullera de la institución que aseguró tener un audio, chats y otras pruebas que dejan al descubierto una supuesta intimidación en su contra por parte de él.

Pinzón Moreno, quien posterior a la denuncia fue retirado de la institución policial, no aceptó los cargos formulados por el delegado fiscal adscrito al Centro de Atención Integral a Víctimas de Abuso Sexual (Caivas) de la Seccional Huila que adelanta el proceso. 

 

La denuncia en su contra

 

El 21 de febrero de 2018 la víctima, en declaración jurada ante el ente acusador, manifestó que para mediados del año 2016 el procesado era el comandante del Departamento de Policía del Huila, lugar donde ella laboraba desde finales de diciembre de 2015, luego de que fuera trasladada desde Bogotá. Según indicó, ella se desempeñaba como secretaria de otro oficial, pero por órdenes impartidas por el coronel Pinzón, también le asignaron otra tarea que la obligaba a asistir a las reuniones en las que se tenía que ver directamente con el hoy imputado de manera constante. 

Agregó que su jefe inmediato le ordenó que subiera con las carpetas de homicidios a la oficina del comandante, donde se sintió intimidada. Esa habría sido la primera vez de muchas situaciones incómodas que relató la víctima, quien al parecer empezó a recibir mensajes vía WhatsApp de parte del coronel.  

Relató que había días que la hacía subir a su oficina para que supuestamente le diera información propia de sus tareas, espacio que se presume aprovechaba para insinuársele. 

La víctima le pedía respeto, pero aparentemente el comandante le decía “que no iba a descansar hasta tener algo con ella”, lo cual está soportado por un audio que cuenta como elemento material probatorio. 

Se evidenció que la salud física y mental de la joven de 28 años se habría visto afectada. Sumado a ello indicó que empezó a ser señalada y discriminada por sus compañeros de la Policía Nacional e incluso por el sacerdote de la institución. 

Pinzón Moreno deberá seguir compareciendo al proceso.

 


publicidad