Lo hizo el partido Colombia Justa Libres, respaldado por congresistas del Centro Democrático y la Asociación Colombiana de Oficiales Retirados de las FF. MM.

En la propuesta, de apenas dos artículos, se plantea la posibilidad  que los militares colombianos puedan participar en las elecciones nacionales, aunque aclara que no podrían “intervenir en actividades o debates de partidos o movimientos políticos mientras permanezcan en servicio activo”, citó El Espectador.

La iniciativa radicada por el partido cristiano además señala, agrega El Tiempo, que Colombia tiene el deber de reconocerles a los militares ese “derecho” porque ellos son los que “defienden la soberanía, la independencia, la integridad del territorio nacional y el orden constitucional”.

La propuesta del voto militar fue impulsada en primera medida por Ricardo Ferro, representante a la Cámara por el Centro Democrático, que hace unos meses decía en su Facebook que Colombia estaba en una democracia y, por eso, debía permitir “el voto universal”.

De acuerdo con Ferro, la gran mayoría de países de América Latina y de la Unión Europea permiten que los miembros de las Fuerzas Militares participen en las jornadas electorales.

La prohibición para que los uniformados puedan votar está implementada desde 1930; se pensaba que los altos mandos podrían influenciar e incluso obligar a los subordinados a elegir a un candidato.

Precisamente, esa es una de las razones por las que la discusión, que hoy se tramita en el Congreso, causa tanta controversia.

Los militares de la Asociación Colombiana de Oficiales Retirados (Acore), por su parte, respaldan el voto militar, dice El Espectador, pues consideran que es una forma para defender sus “derechos e intereses institucionales, que constantemente se ven seriamente amenazadas”.

publicidad