En suspenso se encuentra la ‘negociación’ que Cesar Augusto Alba Blandón suscribió con la Fiscalía, por su presunta responsabilidad en el asesinato del soldado Jefferson Mauricio Patiño Zamora, en el municipio de Pitalito.

 

La audiencia de legalización del preacuerdo que se desarrollaría virtualmente, fue aplazada por el juzgado por la ausencia de una sala en el centro de reclusión donde se encuentra privado de la libertad el procesado.

 

Con la ‘negociación’, que será analizada por el Juez Primero Penal Especializado de Neiva con Funciones de Conocimiento, Alba Blandón espera una rebaja considerable en la pena por los delitos de homicidio agravado con fines terroristas, porte de arma de uso privativo militares y hurto calificado y agravado.

 

El hombre, de 43 años de edad, se entregó a las autoridades y confesó su participación en el crimen del soldado Patiño Zamora, quien fue ultimado por tres sujetos armados, a la una de la madrugada del sábado 29 de febrero de 2020.

 

Alba Blandón dio a las autoridades detalles de lo sucedido, habló de su participación y entregó el fusil del uniformado asesinado.

 

El sujeto, oriundo del municipio de Alvarado en el Tolima, tiene antecedentes por el delito de porte ilegal de armas de fuego.

 

 

 

El asesinato

 

El asesinato del soldado Jefferson Mauricio Patiño, de 21 años de edad, ocurrió cuando se encontraba prestando seguridad en una de las garitas del Batallón de Infantería N.° 27 Magdalena en el municipio de Pitalito.

 

Tres hombres, vestidos con prendas militares, armados con revólveres y cuchillos, ingresaron a las instalaciones de la unidad militar, ubicada en la salida sur del Valle de Laboyos.

 

Los delincuentes, denominados en el lenguaje militar como los ‘Pisasuaves’, llegaron hasta una de las garitas ubicada cerca al sector del polígono y dispararon contra el soldado regular Patiño Zamora.

 

El uniformado, de 21 años y que prestaba su servicio militar desde hace 10 meses, recibió un disparo en el pecho que le causó la muerte inmediatamente.

 

Ante el sonido de los disparos, uno de los soldados que se encontraba en otra garita, reaccionó para defender a su compañero, quien además era su primo, logrando impactar a uno de los sujetos que murió en segundos, se trataba de Edilber Villamil Villamil, de 20 años de edad, natural del municipio de Santa Rosa en el departamento del Cauca, identificado plenamente con el cotejo de huellas dactilares.

Fuente: La Nación 


Publicidad