Breanna Lockwood, una estadounidense de 29 años, ha emprendido un largo camino junto con su esposo para poder quedar embarazada.

Lleva varios años buscando métodos para lidiar con su infertilidad, pero en el proceso ha tenido que sobrellevar dos abortos espontáneos, cuatro transferencias embrionarias y un embarazo ectópico.

 

Ante la difícil situación, Julie Loving, su madre, de 51 años, decidió prestar su vientre para que su hija pudiera convertirse en mamá.

 

En dos semanas dará a luz.

Ver esta publicación en Instagram

⁣ You can’t see...but big smiles behind the masks!⁣ ⁣ 𝙷𝚎𝚕𝚕𝚘 𝚝𝚑𝚒𝚛𝚍 𝚝𝚛𝚒𝚖𝚎𝚜𝚝𝚎𝚛!⁣ ⁣ In the beginning it felt like time was going so slow, weeks crept by...now they are flying! Even being so excited to meet her, wouldn’t mind them slowing down a little bit!⁣ ⁣ Growth study today and baby girl was looking super cute! We were giggling and laughing at her little features and comparing them to my husband and me. We had the ultrasound tech cracking up! We can’t wait for our 4D ultrasound coming up!⁣ ⁣ Delivery room thoughts have entered my brain lately and i’ve had some crazy dreams! What are your hospital bag must haves? Once we check in there’s no checking out, thanks to this crazy virus...making my lists now, any tips?

Una publicación compartida por Breanna Lockwood (@ivf.surrogacy.diary) el

 

“Ella es mi mejor amiga y ahora está embarazada de su propio nieto, mi bebé”, escribió Lockwood en una publicación de Instagram.

 

La joven ha documentado toda la ‘travesía’ de su fertilidad en redes sociales. El pasado mes de mayo anunció que su mamá tenía 12 semanas de embarazo.

 

“Mi madre es corredora de maratones y triatleta. Parece que fuera mi hermana. Está en buena forma y tiene mejor salud que cuando me dio a luz a los 20 años”, decía el ‘post’ de Instagram.

 

Además, Lockwood comentó que, cuando inició el proceso, los especialistas le decían que la edad máxima para una madre sustituta gestacional era de 45 años. Sin embargo, Loving pasó todas las pruebas médicas necesarias y, en febrero, le transfirieron el embrión.

 

“Nuestro ADN reproductivo fue fertilizado y congelado mediante fertilización in vitro, mientras mi madre superaba con facilidad cada prueba médica que le realizaron”, se leía en otra publicación de su cuenta.

 

El doctor Brian Kaplan, del Centro de Fertilidad de Illinois (Estados Unidos), es quien se ha hecho cargo del caso.

 

“Normalmente una portadora gestacional debe tener menos de 40 años, pero en la medicina hay que mirar cada caso de manera personalizada”, dijo el médico al programa ‘Today’ de la cadena ‘NBC’.

 

Kaplan también señaló que la historia de esta madre y su hija es un caso excepcional.

 

Dijo que él y su equipo se aseguraron de que Loving estuviera en la mejor condición física y, además, que entendiera los riesgos del proceso.

 

“Los médicos que la vieron estuvieron de acuerdo en que esto es único. No es algo que haríamos con regularidad o que aconsejaríamos a las personas que hicieran”.

La mamá de Lockwood ya tiene 38 semanas de gestación y se espera que en noviembre 12 la familia reciba a su nuevo integrante.

 

“Estoy muy agradecida y feliz de todo el proceso con este embarazo. Estamos cruzando los dedos para que sea un parto fácil, mi mamá se siente bien y está lista”, se lee en la última publicación de Lockwood.

 

Tomado del TIEMPO


Publicidad