La Fiscalía General de la Nación sacó las primeras conclusiones después del homicidio de Juliana Giraldo, la mujer que murió por el disparo de un soldado del Ejército. Estas demostraron que no hubo retén y que el proyectil no rebotó en superficie alguna.

 

Los investigadores también establecieron que otros militares podrían enfrentar a la justicia por falso testimonio. El soldado que activó su arma será procesado por el delito de homicidio.

 

Peritos del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía pudieron establecer que el disparo que le arrebató la vida a Juliana fue directo y a corta distancia. A esta conclusión llegaron los cinco especialistas que analizaron lo sucedido en la carretera de Miranda, Cauca.

 

Además, este equipo desvirtuó la versión que entregó el soldado de 19 años que aseguró que el carro en el que viajaba Juliana Giraldo intentó evadir un puesto de control, se fue contra él, lo tumbó y que su fusil se disparó accidentalmente.

 

En ese orden de ideas, señaló que los militares aparecieron de manera sorpresiva en la carretera e increparon a las personas que viajaban en el vehículo.

Fuente: Noticias Caracol

publicidad