Dos enfermeros de la Unidad Mental del Hospital Universitario de Neiva, que habrían abusado sexualmente de una mujer con discapacidad cognitiva y sorda, fueron llamados a juicio por la Fiscalía.

La acusación fue hecha por la Fiscalía 15 Seccional adscrita al Centro de Atención Integral a Víctimas de Abuso Sexual (Caivas) ante el Juzgado Tercero Penal del Circuito con Funciones de Conocimiento.

Se trata de Jhon Edinson Ramírez y Jhon Fader Gutiérrez, quienes deberán afrontar el juicio oral por el delito de acceso carnal o acto sexual en persona puesta en incapacidad de resistir agravado en coparticipación “porque fue más de una persona, por la posición que tenía ellos de custodia, y la condición de capacidad psíquica que padece la víctima”, señaló el fiscal en la acusación.

Denunciados

La mujer, de 40 años de edad y quien padece trastorno afectivo bipolar, además de ser sorda, fue internada por su familia en la unidad mental el pasado viernes 2 de septiembre de 2016, tras una crisis que habría sufrido.

La presunta violación fue revelada por la mujer a su mamá y sus hermanos, quienes fueron a visitarla el domingo 4 de septiembre. “La mujer en el lenguaje de señas les manifestó a sus familiares que le dolía la parte baja de su cuerpo, su vagina, y que tres personas la violaron”, dijo el abogado de la víctima, Richard Gil.

De inmediato los familiares informaron a la gerencia del Hospital Universitario lo sucedido y pidieron que le realizaran exámenes a la mujer, siendo atendida ese mismo día por el médico ginecólogo Álvaro Serrato, “quien determinó que no había evidencia de lesiones o traumas sexológicos”.

Sin embargo, la mujer a través de su lenguaje de señas continuaba manifestándole a la familia que había sido abusada sexualmente, por lo que la mamá el lunes 5 de septiembre interpuso la denuncia en la Fiscalía y solicitó que la remitieran al Instituto de Medicina Legal, donde le realizaron una valoración médico-sexológica. “Se determina que hay lesiones y bordes irregulares en su zona íntima, que permiten establecer o inferir que hubo una relación sexual”, manifestó el abogado Gil.

Con el resultado positivo, se inicia el proceso penal, y es la Fiscalía 15 Seccional de la Unidad de Caivas, la que solicita un reconocimiento fotográfico de los funcionarios que se encontraban de turno en la unidad mental.

La víctima no logró reconocer a sus agresores por la antigüedad de las fotografías aportadas en la diligencia. “Se hicieron dos reconocimientos iniciales en los que no fue posible que ella los identificara porque las fotos suministradas a la Fiscalía eran de las hojas de vida, no eran recientes e impedían el reconocimiento”, manifestó el representante de la víctima.

La Fiscalía adelantó en noviembre de 2018 un tercer reconocimiento con fotografías recientes de los funcionarios, lo que permitió que la mujer lograra identificar a dos de los presuntos agresores. “En el tercer reconocimiento con fotografías recientes, ella identifica a dos de las personas que estuvieron de turno y que habrían sido los abusadores sexuales, son los enfermeros Jhon Edinson Ramírez y Jhon Fader Gutiérrez”, indicó el abogado.

Investigar al ginecólogo

Las diferencias de resultados en los dictámenes médico sexológico, adelantados primero por el ginecólogo del Hospital Universitario, Álvaro Serrato Girón, y de Medicina Legal, originaron que el juez de garantías compulsara copias para que se investigara la actividad realizada por el ginecólogo, para efectos de establecer por qué existía esa discordancia.

 

Según fuentes cercanas al proceso, al ginecólogo le abrieron un proceso disciplinario que no ha avanzado lo suficiente. Mientras que penalmente no se ha hecho ninguna diligencia.

Fuente: LA NACIÓN


publicidad publicidad