Una mujer sentenciada a la horca en Irán sufrió un ataque al corazón minutos antes de ser colgada, pero igual cumplieron con la pena, según informó The Times.

Zahra Ismaili fue condenada por haber asesinado a su esposo, Alireza Zamani, funcionario del Ministerio de Inteligencia iraní. Según el abogado de la mujer, ella solo quiso defender a su hija y a ella misma.

Mientras esperaba la ejecución, viendo cómo colgaban a 16 hombres que estaban delante de ella, Zahra sufrió un ataque cardiaco y murió, pero eso no evitó que su cuerpo fuera llevado a la horca para que la mamá del esposo asesinado quitara la silla y así viera cumplida la sentencia.


Publicidad