El balance de las protestas en Colombia, que llevaron a las calles a decenas de miles de personas descontentas con la reforma fiscal presentada por el Gobierno al Congreso, han dejado dos muertos, 26 detenidos y 44 policías heridos, así como cuantiosos daños materiales por acciones vandálicas, según las autoridades.

Los episodios más tensos se vivieron en Cali, donde la jornada comenzó exaltada después de que un grupo de indígenas Misak derribaran la estatua del fundador de la ciudad, el conquistador español Sebastián de Belalcázar.

Los mayores desmanes ocurrieron en dicha ciudad, donde fueron atacados comercios y oficinas, a algunas de las cuales encapuchados les prendieron fuego, lo mismo que a un autobús de servicio público

Según el alcalde, los "vándalos se dividieron la ciudad en diferentes áreas" y actuaron en el oriente "donde desafortunadamente una persona murió en hechos no esclarecidos vinculados con la manifestación".

Otra persona falleció en Neiva, capital del departamento del Huila, en momentos en que participaba de la manifestación. Al parecer su fallecimiento fue causado por un ataque epiléptico y, según el hospital al que llevaron su cuerpo, no presentaba "perforaciones ni heridas de arma de fuego".

La Policía y el Gobierno no han informado aún del número de civiles heridos, pero organizaciones sociales como la Campaña Defender la Libertad, que eleva a cuatro el número de fallecidos (tres de ellos en Cali y el otro en Neiva), habla de casi medio centenar de heridos en varios puntos del país.

Por su parte, el ministro de Defensa, Diego Molano Aponte, ha informado que hubo 44 policías heridos, 20 de ellos en Cali, 19 de los heridos son del ESMAD y detalló que 26 personas fueron detenidas en seis ciudades del país, 19 de ellas en Bogotá.

De igual forma, Molano Aponte resaltó que el gobierno nacional es respetuoso del derecho constitucional de la protesta pacífica, "pero no tolera el vandalismo motivo por el cual solicita a las autoridades judiciales dar penas ejemplarizantes a quienes con actos de violencia afectan a los ciudadanos y agreden a nuestra fuerza pública".

Puntualizó que, como sociedad, podemos tener muchas diferencias "pero estas las resolvemos por las vías democráticas: a través del Congreso de la República o de la movilización social, pero jamás por medio de la violencia".

Publicidad