Llegó el ‘cumple’ de Barranquilla! Este miércoles, la capital del Atlántico alcanza su aniversario número 208, desde que fue erigida en villa. Aunque vive un drama por la pandemia del covid-19, su futuro es prometedor.

De hecho, el momento en que se encuentra es dramático: clínicas colapsadas, alerta naranja hospitalaria, restricciones a la ciudadanía, contagios desbordados, entre otras situaciones. Pese a ello, los barranquilleros no dejan pasar esta fecha por alto.

Por lo anterior, EL TIEMPO hizo un repaso desde aquella fecha histórica hasta la actualidad y la proyección a futuro para la ciudad. Un especialista en la historia local y el gerente de Ciudad participaron con sus intervenciones en las temáticas.

Según el historiador Jorge Villalón, el origen data del 3 de abril de 1813, cuando la Cámara de Representantes del Estado de Cartagena creó un sexto departamento con el nombre de Barlovento y nombra a Barranquilla como su cabecera, la cual es elevada a la categoría de ‘villa’.

Barlovento se constituyó de dos partidos, el de Barranquilla y el de Santo Tomás. Como villa, tenía derecho a un cabildo de cuatro miembros con un colegio electoral. La primera autoridad recibió el título de ‘corregidor letrado’.

Este recuento hace parte de la obra titulada ‘El proceso de la Independencia en Barranquilla’, escrita por Villalón y publicada en la revista Huellas, de la Universidad del Norte.

Agrega que también recibió un escudo de armas como reconocimiento a sus hazañas. Y supone que las autoridades de Cartagena se trasladaron hasta Barranquilla para promulgar la nueva ley con Manuel Rodríguez Torices a la cabeza. 

“Se puede deducir que el documento oficial por el cual se erigía en villa a Barranquilla fue leído el día 7 de abril de 1813. El documento dice solamente: Dado en el Cuartel General del Ejército de Observación en Barranquilla”, manifiesta la obra.

Villalón supone en su obra que el documento fue leído en el lugar en donde hoy se encuentra la pequeña plaza en que está ubicada la estatua de Simón Bolívar en el costado occidental de la carrera 44, llamada aún por los viejos barranquilleros como ‘C
Publicidad