Varios vecinos del barrio Limonar, en Ibagué, denunciaron a la policía los fuertes e insoportables gemidos que habían en una ‘casa webcam’ del sector.

La residencia fue clausurada por las autoridades ante las constantes quejas, pues el desespero de los vecinos por los gritos que hacían las mujeres acabó con la paciencia de todos.

La comunidad escuchaba la algarabía a cualquier hora del día e incluso los niños se asustaban.

Algunas personas dijeron: “era una gritería y gemidos que parecía que estuvieran matando a alguien”.

Tras la respectiva inspección, la policía metropolitana de Ibagué clausuró temporalmente la vivienda.

Cabe resaltar que el negocio estuvo cerrado hace algunas semanas por 10 días al no desarrollar la actividad comercial estipulada en su registro mercantil.

Tras saber la noticia, los vecinos gritaron al cielo y festejaron el hecho, pues por el momento no tendrán que escuchar los grito
Publicidad