Debido a las incesantes marchas en todo el país, el Gobierno Nacional anunció el retiro de la reforma tributaria presentada en el Congreso, e incluso la renuncia de su ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla; sin embargo, esto no ha sido razón para que los manifestantes continúen con las protestas en el país, pues advierten que es necesario detener también el trámite legislativo de la reforma a la salud.

La minga indígena, fue una de las primeras en anunciar que sus protestas en el pacífico de Colombia seguirán pronunciándose en contra de la reforma a la salud y que aún hay muchos asuntos que no han dado solución, como la consulta previa, las fumigaciones, la corrupción que adolece el país. Líderes sociales como Francia Márquez, también señalaron que las movilizaciones debían continuar.

A esas voces se unieron varios congresistas, quienes indicaron que el hecho de que la reforma tributaria fuera retirada no podía asumirse como una victoria definitiva de las movilizaciones sociales que se han llevado a cabo desde el pasado miércoles.

Retirar la reforma a la salud del Congreso no sería tan sencillo, en comparación con lo que sucedió con la tributaria, que todavía no había empezado a ser discutida por los congresistas; la reforma a la salud en cambio, ya está siendo debatida en las diferentes comisiones de la Corporación.

A pesar de ello, muchos son los que se han unido bajo la premisa: “Ahora vamos por la reforma a la salud”.

Publicidad