La noticia de una vivienda que apareció destruida cuando la familia dueña de ella se encontraba en vacaciones tiene conmocionado a Inglaterra. Este hecho ocurrió en Leicestershire y fue registrado por los medios locales.

De acuerdo a la información suministrada se había acordado un presupuesto inicial con el maestro de obra para los trabajos en la vivienda, pero este quedó sorprendido cuando el albañil exigió un pago por trabajos extras de 3.500 libras.

“La construcción comenzó en febrero y queríamos que se hiciera mucho trabajo para que pudiera convertirse en la casa que siempre soñamos, donde cada uno de los seis miembros de la familia tuviera su habitación. (…) Desafortunadamente, elegí al peor constructor”, dijo el dueño, cuyo nombre continua en el anonimato, al Leicestershire Live.

Los trabajos acordados requerían una ampliación de dos plantas, un techo y cableado nuevo. Luego de negarse a pagar la suma, el jefe concluyó que todo quedaría en ese punto, pero no contaban con que el albañil tomaría represalias en su contra.

De acuerdo al medio local, el hombre y sus trabajadores llegaron en una noche a la casa y arrancaron los techos de las habitaciones del segundo piso y tiraron los escombros por todo el jardín, mientras la compañía de andamios se llevaba su material.

El dueño de la casa se comunicó con las autoridades, pero el caso no trascendió: “Me comuniqué con la policía, que dijo que era una disputa y no un caso criminal”, comentó.

publicidad publicidad