Para Ginny Burton una imagen vale más que mil palabras, por esa razón compartió en su Facebook una foto con su antes y después de una fuerte adicción a las drogas.

 

Burton contó que nunca imaginó lo distinta que podría ser su vida, pues tuvo una infancia difícil que la llevó a consumir alucinógenos desde muy pequeña. A los 6 años su madre le enseñó la marihuana, a los 12 empezó a consumir metanfetaminas y cocaína y, a partir de los 14, conoció el crack. “Cuando tenía 15 años era una adicta a las drogas”, contó.

 

Estuvo en prisión en tres ocasiones, dos de ellas con su madre. Entraba y salía de centros correccionales para menores y, admite, creyó que moriría en “un parque con una aguja en el brazo o con una bala en la cabeza”.

 

“No me importaba si me mataban, si iba a la cárcel o decidía suicidarme. Cualquiera de esas opciones era una salida para mí, no podía detenerme por mi cuenta”, recalcó.

 

Hoy lleva 8 años y 5 meses sin consumir ningún tipo de droga.

 

 

Cuando decidió estar sobria y buscar un mejor futuro, Burton entró a la universidad y ya está próxima a graduarse en licenciatura en ciencias políticas en una universidad de Washington.

 

“Si hace 8 años alguien me hubiera dicho cómo sería mi vida hoy, lo hubiera llamado mentiroso”, afirmó orgullosa Burton al medio Kens5 .

Fuente: Noticias Caracol

publicidad publicidad