Aunque la vacunación es voluntaria en Filipinas, Rodrigo Duterte dijo que buscará los resortes legales dentro de la ley de emergencia para obligar a la población a inocularse. Hasta la fecha, el país solo ha logrado vacunar con la dosis completa a 2,1 millones de personas, de los casi 110 millones de habitantes de la nación.

 

“Si no quiere vacunarse, haré que lo arresten y luego le inyectaré la vacuna en las nalgas”, dijo Duterte, afamado por sus malos modales, la noche del lunes durante un discurso televisado.

 

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, amenazó con enviar a la cárcel a aquellas personas que rechacen la vacuna contra el covid-19, mientras el país todavía lucha por contener su peor rebrote. Hasta este martes 22 de junio, en Filipinas fueron confirmados 1,3 millones de casos de coronavirus, y más de 23.600 muertes.

 

Muchos filipinos son reticentes a vacunarse después de la controversia suscitada en 2016 con una vacuna contra el dengue promovida por el gobierno entre la población infantil, y de la que después se supo que aumentaba el riesgo de síntomas severos en pacientes que no hubieran sufrido la enfermedad en el pasado.

 

Hasta la fecha, el país solo ha logrado vacunar con la dosis completa a 2,1 millones de personas, de los casi 110 millones de habitantes de la nación. El país ha administrado un poco más de 8 millones de dosis, pero la mayoría, 6 millones, corresponden a primeras dosis. El objetivo de las autoridades es lograr vacunar a 70 millones de personas antes de final de año.

 

En junio, el país comenzó un programa para vacunar a 35 millones de personas, y continúa vacunando sectores prioritarios como los trabajadores de la salud y los adultos mayores. Medios locales informaron que el suministro de vacunas alrededor de la capital, Manila, sigue siendo limitado, mientras los casos de coronavirus en varias provincias han aumentado.

 

Este domingo, el gobierno filipino firmó un acuerdo de suministro de 40 millones de dosis de la vacuna COVID-19 desarrollada por Pfizer, informó Reuters. Las entregas de la vacuna comenzarán a finales de septiembre. “Esto impulsará significativamente nuestro programa nacional de inmunización y nos permitirá alcanzar nuestro objetivo de lograr la inmunidad colectiva para fin de año”, dijo Carlito Gálvez, jefe del Grupo de Trabajo Nacional contra el coronavirus, de acuerdo con la misma agencia.

Fuente: EL ESPECTADOR


publicidad publicidad