Yeisson Herrera Cangrejo es un joven patinador que vende achiras en Bogotá para conseguir los recursos necesarios para costear su carrera deportiva. Por amor y pasión al patinaje este adolescente, de 14 años, decidió emprender.

 

“Necesito un rodamiento y una rueda. Hay que luchar para conseguirlo y pues estoy haciendo esto para colaborar a mi mamá”, manifestó Yeisson Herrera.

 

Su mamá, la motivadora y fan número uno de su hijo, no cuenta con un empleo estable , pero juntos han rebuscado la manera para cumplir el sueño deportivo.

 

“Yo he tratado que él haga lo que le gusta, empezamos a que estuviera patinando, tenía unos patines viejitos y con eso empezó. Después, hice una rifa y le compré los semiprofesionales. Ahorita ya adquirí los profesionales porque ya ha subido de nivel”, declaró Eddy Cangrejo, madre de Yeisson.

 

El sueño de este deportista es llegar a ser selección Colombia en la liga de patinaje y así representar al país internacionalmente. Con la venta de achiras, pan de chía y galletas de avena trabaja por esa meta. Este es el mensaje de Yeisson a quienes luchan por sus sueños:

 

“No se rindan por sus sueños, si quieren conseguirlos, sé que es duro conseguirlo, pero esforzándose todo puede ser mejor”, expresó.

 

Su madre siente felicidad y tranquilidad porque no todos los jóvenes de la edad de su hijo tienen esta misma iniciativa.

 

Yeisson ha estado en más de 40 competencias, ha ganado cerca de 30, y pese a que se ha caído varias veces, siempre se ha levantado.

 

“Me gustaría mucho que alguien me colaborara con esto y que viera mis ganas. Yo la verdad le he metido muchísimo tiempo y esfuerzo a este deporte”, agregó Yeisson.

Fuente: Noticias Caracol


Publicidad