‘Teacup’, una cachorrita en adopción, fue abandonada hace seis meses en un centro de rescate después de que su criador descubriera que había nacido sin ojos.

 

Aparentemente, la perrita había sido criada por un hombre que buscaba, con la mezcla de una schnauzer miniatura y un terrier irlandés, conseguir el ejemplar más diminuto de ese cruce de razas.

 

A pesar de que llegó al lugar de acogida en grave estado de desnutrición, actualmente la cachorra pesa más de 5 libras y no tiene ningún dolor.

 

En estos momentos, ‘Teacup’ está en la búsqueda de una familia que pueda hacerse cargo de ella.

 

Según comentó la directora de la organización que la rescató, las condiciones necesarias para preservar su bienestar son que no haya otro cachorro más grande que ella y que su hogar no cuente con escaleras.

 

De resto no habría por qué preocuparse, pues, tal cual le contó la animalista a la prensa inglesa, "nadie le dijo que es especial, así que se lleva como cualquier otro cachorro feliz, excepto que se tropieza con cosas de vez en cuando y luego sigue andando con ayuda”.

 

Sumada a su discapacidad visual, la otra afección que tiene ‘Teacup’ es que su vejiga está unida al útero y por eso no puede tener cachorros.

 

Maltrato animal

Toda la situación de ‘Teacup’ ha vuelto a poner sobre la mesa la preocupación por el maltrato que viven muchos perros recién nacidos en criaderos privados.

 

Conforme expresó al ‘Daily Mail’ la encargada de rescatarla, el interés lucrativo que despiertan los animales pequeños hace que sean sometidos a malas prácticas de cuidado.

 

De ahí que en este caso “durante los primeros meses fuese alimentada con comida húmeda para cachorros y fórmula de leche de cabra a través de una jeringa para subir de peso”.

 

La recomendación final que hace el centro de rescate es preferir la adopción de mascotas por encima de la compra.

 

Por el inmenso apoyo visto en redes sociales, parece que tendrá pronto una familia que la cuide.

 

Y si usted tuviese la oportunidad ¿la adoptaría?

Fuente: EL TIEMPO


publicidad publicidad