Dos jóvenes estudiantes de secundaria que, al parecer, se movilizaban a gran velocidad en una motocicleta, perdieron la vida cuando el vehículo se salió de la vía y chocó contra un árbol, en zona rural del municipio de Neiva.

 

El siniestro ocurrió este jueves en la madrugada en cercanías al centro de eventos y recreación Creando, en la carretera que de la capital huilense conduce al corregimiento de El Caguán en el sur de la ciudad.

 

Se trata de Dilan Julián Betancourt Lozano y Kevin Santiago Puentes Naranjo, quienes se movilizaban en una motocicleta de color negra AKT de placa KXL62F. “A los occisos no se les halló ningún documento de identificación, cómo tampoco del automotor”, dijo un vocero de la Policía Metropolitana de Neiva.

 

Las primeras pesquisas señalan que la motocicleta, al parecer, iba con exceso de velocidad, el conductor perdió el control, saliéndose de la vía y chocó el vehículo contra un árbol.

 

Los dos jóvenes murieron en el lugar del accidente, tras las graves heridas que sufrieron por el golpe. “Al llegar al lugar se encuentra a las dos personas sin signos vitales”, indicaron portavoces de los organismos de seguridad.

 

La trágica muerte de los menores conmocionó no solo a sus familiares, sino a la comunidad educativa de la institución El Caguán donde cursaban sus estudios de bachillerato. “Expresan sus sentidas condolencias a familiares y amigos, y se unen de corazón al dolor que los enluta, y formula fervientes votos para que puedan alcanzar el consuelo y resignación ante tan triste partida”, expresó el rector Luis Orlando Mosquera Suaza, a nombre suyo y de los directivos docentes, docentes y administrativos.

 

Betancourt Lozano cursaba grado once en la sede principal en la jornada de la mañana, mientras que Puentes Naranjo se encontraba en el grado noveno en la sede El Triunfo.

 

Unidades de criminalística de la Secretaría de Tránsito y Movilidad de Neiva asumieron el siniestro vial en coordinación con la Fiscalía Décima Local.

 

Los cuerpos sin vida fueron trasladados a la morgue de Medicina Legal donde fueron entregados a sus familiares.

Fuente: La Nación.


publicidad publicidad