Un delincuente falleció tras un enfrentamiento con una persona a la que intentó robar la madrugada del domingo. Lo vio solo, lo abordó, pero no contaba con que se trataba de un policía de civil, que no estaba de servicio, aunque sí portaba su arma de dotación.

 

Eran las 4:11 de la madrugada cuando el policía de civil fue abordado por un delincuente en una calle de Argentina. De inmediato, el efectivo de 27 años advirtió que pertenecía a las autoridades y se presentó una balacera.

 

El sujeto no atendió la solicitud del agente e iniciaron los disparos, pero la peor parte la llevó el delincuente de 34 años. Cuando llegaron los refuerzos, solo pudieron hacer el levantamiento. Descubrieron que en su poder tenía un revólver calibre 38 y un cuchillo.

 

Al indagar, descubrieron que el señalado ladrón dado de baja por el policía de civil tenía antecedentes judiciales, explicó Télam.

 

Sobre el policía de civil no hubo represalias, pues altos cargos concluyeron que había actuado en legítima defensa.

Fuente: Noticias Caracol


publicidad publicidad