El periodismo regional aún recuerda con tristeza el cruel asesinato de la periodista laboyana, Flor Alba Núñez Vargas. Hoy se cumplen seis años desde que alias ‘Loco’ y ‘Chori’ le apagaron la voz a la comunicadora.

Como una buena hija, madre, amiga, colega y compañera, así es recordada Flor Alba Núñez Vargas, aquella periodista a quien unos sicarios le cegaron la vida el 10 de septiembre del año 2015, cuando se disponía a ingresar a las cabinas de la emisora La Preferida, en el municipio de Pitalito.

En la vida de la comunicadora todo parecía normal, pues ante las cámaras de televisión y en los micrófonos de la emisora, reflejaba otro semblante, la integridad de la joven estaba en peligro. Núñez, por medio de su trabajo en el programa “La Preferida Stéreo” y como corresponsal del desaparecido canal de televisión, Nación Tv, hacía fuertes denuncias donde destapaba hechos de corrupción en el Valle de Laboyos.

Todo indica que esto pudo haber llevado a que alguien tomara la decisión de atentar contra su humanidad. Este crimen quedó registrado en las cámaras de seguridad de la emisora, y esto sirvió para que las autoridades hicieran las respectivas capturas de los responsables.

El primero en ser capturado fue Juan Camilo Ortiz alias ‘Loco’ a quien las autoridades localizaron 15 días después del homicidio. Este sujeto es señalado de haber accionado el gatillo y dispararle a la periodista, quien para ese entonces tenía 31 años de edad.

Alias ‘loco’ además, tenía otros antecedentes por los delitos de homicidio agravado y fabricación, tráfico, porte y tenencia ilegal de arma de fuego.

Otro de los responsables de este caso es Jaumeth Albeiro Flórez, conocido por el alias de ‘Chori’. Según las autoridades este sujeto era el conductor de la moto, y en complicidad con Ortiz, ejecutaron el crimen de Flor Alba.

Un juzgado especializado de Neiva condenó a 47 años de prisión a Juan Camilo Ortiz. Algunas personas sienten que este crimen sigue impune, pues detrás de la muerte de Flor Alba Núñez, se presume que hay personas poderosas, quienes le pagaron a los sicarios para atentar contra la comunicadora.

Hoy seis años después de su muerte, la comunicadora laboyana es recordada con total aprecio y respeto, el mismo que se logró ganar a pulso en el ejercicio de su profesión.

Fuente: onda opita

publicidad publicidad