Un joven de 28 años asesinó a tiros a su compañera sentimental, que tenía 10 semanas de embarazo. Tras cometer el ilícito, el sujeto se quitó la vida con la misma pistola.

Los vecinos de la zona escucharon gritos y disparos que provenían de la residencia, por lo que procedieron a llamar a la Policía.

Los uniformados arribaron al sitio y tocaron la puerta. Al no recibir respuesta, irrumpieron para hallar el cuerpo de una joven de 27 años tirado en la cama. Encima de su cadáver yacía el de su compañero sentimental.

El cuerpo de la mujer presentaba tres impactos de bala, dos en el pecho y uno en el codo.

Entretanto, el cadáver del sujeto que se quitó la vida tenía un proyectil en el tórax.

Los investigadores del caso presumen que, antes del hecho, la pareja había sostenido una acalorada discusión, que se generó luego de conocerse que la mujer tenía 10 semanas de embarazo.

Las ecografías y documentos médicos estaban regados por toda la vivienda.

Fuentes judiciales revelaron que no había antecedentes de violencia doméstica.

Los conocidos del joven se vieron sorprendidos tras la noticia. Algunos revelaron que, aunque no había maltrato, el sujeto que se quitó la vida solía tener actitudes dominantes. Este lamentable hecho sucedió en una vivienda situada en Ramos Mejía, ciudad de Argentina.

publicidad publicidad