T�tulo
T�tulo
T�tulo T�tulo T�tulo T�tulo T�tulo Publicidad

Header Ads

Ofrecían cupos falsos para suboficiales


Luego de ser señalada como la encargada de recibir las llamadas de las personas afectadas y de poner en marcha la estafa, la Fiscalía General de la Nación solicitó orden de captura contra Floria Mercedes Gaitán González.
Al parecer, la mujer, residente en la ciudad de Neiva, hace parte de la banda delincuencial denominada ‘Los Yara’, una red de estafadores, dedicada a destruir los sueños de jóvenes que pretendían ingresar al Ejército Nacional; uno de sus números telefónicos fue puesto en la página web de la Escuela Militar de Suboficiales a cambio del contacto del oficial de incorporaciones.
La captura de la mujer y ocho personas más se efectuó por uniformados del Cuerpo Técnico de investigación CTI seccional Cundinamarca y la Décima Tercera Brigada del Ejército, en varios departamentos del país. Los hoy capturados son sindicados de ofrecer supuestos cupos académicos para suboficial.
Las órdenes de captura y de allanamiento fueron emitidas por la Fiscalía General de la Nación, quien luego de una investigación de seis meses descubrió el andamiaje criminal de la estructura delincuencial que ofrecía cupos falsos en el Fuerte Militar de Tolemaida.
Durante las diligencias de allanamiento, se incautó importante documentación que relaciona aspirantes no aptos entre los años 2015 y 2017, que aparentemente también fueron estafados, y datos de otras personas que, al parecer, colaboraron con la actividad ilegal.
Los capturados fueron judicializados por el delito de estafa en masa, concierto para delinquir, falsedad personal y suplantación de sitios web para capturar datos. Ante la Fiscalía, parte de la red se comprometió a colaborar y develar otras piezas del negocio criminal.
El juez de garantías otorgó medida de aseguramiento consistente en detención domiciliaria contra ocho procesados y una mujer quedó provisionalmente en libertad. Todos continuarán vinculados a la investigación.
LAS CAPTURAS
Nueve presuntos integrantes de ‘Los Yara’ fueron capturados en diligencias realizadas simultáneamente en los municipios de Corinto (Cauca), Aguachica (Cesar), Girardot y Anapoima (Cundinamarca), y en las ciudades de Cali, Neiva, Quibdó, Medellín y Bogotá. El cabecilla, identificado como Ánderson Oviedo Sabogal, fue notificado del proceso en su contra en la cárcel La Picota de Bogotá, donde cumple una condena de 12 años de prisión, por el delito de acceso carnal abusivo con menor de 14 años.
LA INVESTIGACIÓN
Las primeras pesquisas indican que esta red mediante algunos colaboradores en Tolemaida, obtuvo nombres y datos personales de los aspirantes que no pasaban el proceso de incorporación.
Los jóvenes eran contactados telefónicamente por integrantes de la organización que se hacían pasar como oficiales o suboficiales y se ofrecían a solucionar cualquier dificultad o restricción para ingresar a la escuela.
Muchas de las víctimas fueron obligadas a viajar y hospedarse en Bogotá; eran citadas cerca a instalaciones militares y ‘Los Yara’ les exigían pagos de $600.000 a $6.000.000 para supuestamente entregarles certificados médicos, físicos y de selección, que les garantizarían un cupo en Tolemaida. La cifra variaba según el trámite ofrecido.
Otras personas afectadas realizaron giros o transacciones bancarias desde distintas ciudades con la esperanza de acceder a la academia pero, en todos los casos, las promesas fueron incumplidas. A quienes viajaron a Bogotá los confundieron con diversas diligencias, les arrebataron el dinero y los dejaron con documentos falsos, y a los que consignaron, nunca les volvieron a contestar el teléfono.
Durante las indagaciones se estableció que la red de estafadores habría manipulado la página de internet de la Escuela Militar de Suboficiales, accedieron ilegalmente al sistema y cambiaron el número telefónico de contacto del oficial de incorporación, y pusieron el de una de las sindicadas integrantes de la estructura. De esta manera, parte de las llamadas de los aspirantes llegaban a la organización delincuencial.
Hasta la fecha, la Fiscalía General ha recibido 12 denuncias formales contra ‘Los Yara’, por estafas que sumarían 200 millones de pesos; pero los investigadores tienen detectadas más de 200 víctimas en los departamentos de Caquetá, Cundinamarca, Tolima, Santander, Valle del Cauca, Risaralda, Quindío, Chocó, Putumayo, Antioquia, Boyacá, Bolívar, Meta y Atlántico, por lo que el monto del engaño masivo sería muy superior.
LOS ROLES DE ‘LOS YARA’
Ánderson Oviedo Sabogal, señalado cabecilla de la red, sería el responsable de hacer las llamadas a los aspirantes, suplantar grados, nombres y apellidos del personal del Ejército, y fijar las condiciones de pago para los trámites que ofrecía.
Varios controles técnicos avalados judicialmente permitieron conocer sus comunicaciones con las víctimas y algunas personas que suministraron datos reservados de la oficina de incorporación del Fuerte Militar de Tolemaida. Muchos de los mensajes salieron de la cárcel donde permanece recluido.
Floria Mercedes Gaitán González, fue capturada en el barrio Las Granjas en Neiva (Huila) y de acuerdo a las evidencias recopiladas, sería la encargada de recibir las llamadas de las personas afectadas y supuestamente ponía en marcha la estafa. Uno de sus números telefónicos fue puesto en la página web de la Escuela Militar de Suboficiales a cambio del contacto del oficial de incorporaciones.
Otro rol detectado por los investigadores lo cumplían algunos militares que suministraron los datos de los jóvenes no admitidos en la escuela o facilitaban las maniobras de engaño. Aquí aparecen Óscar Oviedo Sabogal, hermano del cabecilla e integrante activo del Ejército, quien fue capturado en Corinto (Cauca), y dos ex soldados bachilleres que trabajaron en la oficina de incorporaciones.
Finalmente, estaban los encargados de reclamar los giros o prestar cuentas bancarias para recibir los dineros de las víctimas. Sobresale Orlando Yara, un tipógrafo sindicado de retirar la mayor cantidad de giros en oficinas de Girardot (Cundinamarca) y quien tiene dos procesos activos por otras estafas. Esta función delincuencial, al parecer, también fue desempeñada por un hombre conocido como ‘Hanson’, la excompañera sentimental del cabecilla y otras dos mujeres, una capturada en Quibdó (Chocó) y otra detenida en Anapoima (Cundinamarca).


Con la tecnología de Blogger.