El alto tribunal tumbó el fallo que le daba dos años al Congreso para legislar sobre esta materia, al argumentar que había un precedente que no se tuvo en cuenta.


Ante esta decisión, las corridas de toros no son ilegales y se podrán llevar a cabo en donde se conviertan en una manifestación cultural.