T�tulo
T�tulo
T�tulo T�tulo Publicidad T�tulo T�tulo

Header Ads

60 años de cárcel para las responsables de la muerte del pequeño de 5 años en Campoalegre

Publicidad Publicidad




A la cárcel por el homicidio del niño Juan Sebastián Traslaviña González, de cinco años de edad, en el municipio de Campoalegre, fueron enviadas su madre y su compañera sentimental. Además, la Fiscalía anunció investigaciones por omisión a algunos funcionarios que conocieron del maltrato y no actuaron a tiempo.






La Fiscalía de Huila solicitará 60 años de cárcel para una madre y su pareja sentimental por su presunta responsabilidad en la muerte de un niño de cinco años, hijo de una de las señaladas.

Las mujeres fueron detenidas por las autoridades antes de que la comunidad las linchara por este caso.

Justino Hernández, director de la Fiscalía de Huila, dijo que “el cuerpo del niño presentaba golpes que evidencian en el tiempo (…) golpes que desencadenaron una peritonitis y la muerte del menos”.

“La Fiscalía solicitará 60 años de prisión en el caso de estas dos mujeres por delitos de homicidio agravado, violencia intrafamiliar agravada y tortura agravada”, agregó Hernández.

Fue torturado
El pequeño Juan Sebastián murió a causa de “un golpe contundente en la región gastrointestinal (recibido en días anteriores), que le provoca una peritonitis”, manifestó Justino Hernández, director de la Fiscalía seccional Huila.

Según el dictamen de Medicina Legal, además del golpe que desencadenó su muerte, el cuerpo del menor presentaba politraumatismos contundentes en el cráneo región facial, tórax, miembros superiores, dorso y la zona abdominal; una herida en una pierna, hematomas en cara, además de mucosa visceral y hemorragia.

El menor tuvo que padecer durante varios días, vómitos y otros síntomas que deterioraron
notablemente su salud, producto el golpe que le ocasionó la peritonitis que finalmente le causó la muerte, sin recibir ningún tipo de atención médica. “Nunca fue llevado al hospital de manera intencional, a última hora cuando el niño ya había muerto producto de estas lesiones es llevado al centro médico y es donde se advierte en la investigación, toda una cadena de tortura en el cuerpo del menor”, indicó el Fiscal.

“La tortura, se da por cuenta de los hechos. Meses anteriores el menor ingresó con una fractura en su brazo, sin explicación alguna y con evidentes signos de maltrato. De igual manera en los días anteriores a su muerte el menor recibe un golpe que según Medicina Legal, que le provoca una peritonitis; inclusive en su cuerpecito aparecen signos de maltrato de instantes anteriores, a su muerte”, precisó representan del ente acusador.

Para las autoridades calificaron el caso como “aberrante” y “demencial” por lo que adelantaron las investigaciones necesarias para llevar ante la justicias a las presuntas responsables del crimen.

La investigación

El caso se conoció la noche del pasado 4 de diciembre, cuando una patrulla de Infancia y
Adolescencia de la Policía es informada sobre el ingreso del cuerpo sin vida de un menor de 5 años al Hospital El Rosario del municipio de Campoalegre.

“Sus cuidadores resultan ser dos mujeres pertenecientes a la comunidad LGBTI, que conviven en el barrio Las Mercedes del municipio de Campoalegre. Quienes meses anteriores, días anteriores e instantes anteriores a la muerte del niño le profieren maltrato físico y ciertos actos degradantes contra su dignidad”, señaló el Fiscal.

En su momento la madre del menor, manifestó a los uniformados que llegaron hasta el centro asistencial, que su compañera permanente quien estaba a cargo del cuidado del menor le informó que el niño estaba debilitado después de una caída que habría sufrido al tratar de sacar agua para limpiar un vómito, debido a que se encontraba enfermo.




Pero esta versión no convenció a la Policía que realizaron la inspección al cadáver del menor e iniciaron los trámites correspondientes de recolección de evidencias y entrevistas a residentes del sector, con el fin de llevar esto a un fiscal municipal y en coordinación de la Fiscalía seccional primera de Neiva, solicitar las ordenes de captura en contra de la madre del menor y la mujer con la cual compañera sentimental de la misma.

Es así como el día de la tarde del sábado 8 de diciembre, en el barrio Caraguaja de Campoalegre, uniformados de la Seccional de Investigación Criminal Sijin capturaron a María Isabel Traslaviña González, madre del menor y a su pareja Gina Alejandra Serrato León, ambas de 21 años de edad.


El pequeño Juan Sebastián Traslaviña González.
Momentos en que las mujeres se disponían a recibir el cuerpo del menor.

Según información de inteligencia de la Policía, las mujeres pretendían huir ese mismo día hacia el departamento de Santander, donde es oriunda la madre del niño. Las detenidas fueron presentadas ante un Juez de Control de Garantías, en audiencias
preliminares donde fue legalizada su captura.

En audiencia La Fiscalía les imputó los delitos de homicidio agravado violencia intrafamiliar
agravada y tortura agravada. Ninguna aceptó los cargos. Seguidamente el juez ordenó medida de aseguramiento privativa de la libertad en centro carcelario de Rivera.

“La Fiscalía solicitará una pena de 60 años de prisión, hemos hecho un trabajo juicioso durante estos días junto con policía judicial y medicina legal para establecer uno a uno los delitos que se pudiesen haber cometido en la humanidad de este menor”, expresó el representante de la Fiscalía.

Investigados por omisión
Además la Fiscalía anunció investigaciones contra la Comisaria de Familia de Campoalegre y el médico tratante del menor, por su presunta omisión en el caso.

Presuntamente, el médico que recibió al menor en la epicrisis no reveló los golpes y lesiones evidentes que presentaba el niño, solo indicaba que ingresó sin signos vitales. “Es un hecho supremamente grave, nosotros estamos revisando no solamente el ingreso del menor y la manera como lo valora ese médico tratante de manera inicial, al parecer desconoce los signos de maltrato evidente con los que ingresa. Que de no ser por el dictamen de Medicina Legal no se hubiese establecido lo que hoy tenemos”, indicó Justino Hernández.

Para la Fiscalía las autoridades encargadas de velar por la protección de los menores, al parecer fallaron el caso del pequeño Juan Sebastián.

“El hecho de haber recibido la Comisaria de Familia del municipio de Campoalegre, denuncias inclusive anónimas y de vecinos, de los evidentes signos maltrato del menor. Esa omisión será investigada también por la Fiscalía General de la Nación”, anunció el Director seccional de la Fiscalía.




Así mismo el Fiscal llamó la atención del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar ICBF, para que actué en los casos se están presentando con los menores de 0 a 5 años, y sean efectivos los procesos de restablecimiento de derecho, y verifiquen el estado de salud de los menores, el entorno familiar que los rodea y todo lo que pueda significar riesgo para ellos.

“Cuando este menor llega a la comisaria de familia de Campolagre, el ICBF debió haber conocido esa situación, haber intervenido esa familia y debió haber reestablecido los derechos del menor, habiéndolo ubicado con un familiar extenso o asumido su protección”, dijo el Fiscal.

Silencio cómplice
En las labores de vecindario y recolección de pruebas adelantada por los uniformados de la Policía, llamó la atención de las autoridades que la mayoría manifestaron conocer la situación de maltrato de la que era víctima el niño Juan Sebastián y nadie denunció.

“Nos causa escozor el silencio de las personas que conocieron los hechos y nunca los denunciaron ni a la Policía, ni a otras autoridades que pudieron haber salvado la vida del niño. Nos esperemos que pasen estos hechos para salir a decir que eran testigos”, mencionó el coronel Juan Carlos Restrepo, comandante Departamento de Policía Huila.

“El silencio de las personas que conocen la violencia intrafamiliar es igual de grave a la persona que comete el delito. En este caso del niño de Campoalegre hemos recibido varias declaraciones que se aportaron al proceso a través de los investigadores, donde varias personas conocieron de estos hechos y nunca los denunciaron, guardaron silencio”, manifestó el Coronel.

Finalmente la petición de las autoridades es a que nos solidarizarnos con estos casos y no guardar silencio para que hechos como esto son vuelvan a suceder en el departamento.




Con la tecnología de Blogger.