El crudo derramado por atentado a Caño Limón-Coveñas en Teorama ya llegó al Río Catatumbo.  Ecopetrol

Las autoridades ambientales de la región buscan controlar la macha de petrolero con unas barreras que han instalado en el río.
El pasado 12 de febrero de 2019, en horas de la tarde, en zona rural del municipio de Teorema, Norte de Santander, se registró un nuevo atentado al oleoducto Caño Limón-Coveñas.
El ataque produjo rotura del oleoducto y caída de crudo a la quebrada La Llana. Debido a esto, Ecopetrol hizo un llamado a los pobladores de la zona para que no se acerquen a la zona del atentando, ni tomen agua.
No obstante, este miércoles, un día después del ataque, la empresa dio el gran daño ambiental que había causado el atentando, pues el derrame de crudo llegó al río Catatumbo y a varias hectáreas de tierra, así como a los cultivos y animales.

El crudo derramado por atentado a Caño Limón-Coveñas en Teorama ya llegó al Río Catatumbo. Trabajamos con toda nuestra capacidad para contener este desastre ambiental y rechazamos el enorme daño al medioambiente y a las comunidades. #NoMásAtentadosTerroristas #Cuidemoseltubo


Este atentado a Caño Limón-Coveñas afecta gravemente a las comunidades aledañas a Teorama, como el corregimiento de San Pablo, que toman de esta fuente el agua para su consumo y el de sus cultivos y animales.

Ante esta emergencia, Ecopetrol desplegó un plan para contener la mancha de crudo, que incluye la conformación de un equipo de 120 personas distribuidos en cuatro puntos de control, donde ya se cuenta con 108 barreras.

Los primeros dos puntos de control están ubicados en la quebrada la Llana. Uno de ellos en la vereda Llana Baja, a 1,5 kilómetros del lugar del evento, y el segundo, en la vereda Las Escalas, a 4,5 kilómetros del sitio del atentando.