Las otras personas que fueron amenazadas temen por sus vidas. Piden ayuda a las autoridades. Crimen es investigador por las autoridades.


Maria Del Pilar Hurtado Montaño, quien el pasado 1 de junio fue señalada como objetivo militar en un panfleto de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), fue asesinada en la mañana de este vienes, 21 de junio, en el municipio de Tierralta, Córdoba. De acuerdo con habitantes de la zona, la mujer recibió varios impactos de bala. El crimen ya está siendo investigado por un grupo especial de la Fiscalía General de la Nación, según anunció la entidad.

El defensor de Derechos Humanos y director de la Fundación Social de Cordobexia, Andrés Chica, denunció que la violencia en la zona ha incrementado con la llegada de nuevos grupos armados.

De acuerdo con Chica, las personas que aparecen en el panfleto fueron amenazadas por invadir un lote que pertenece al papá de Fabio Otero, alcalde Tierralta. “Dos personas más han sido asesinadas por esta misma situación”.

Las AGC también amenazaron al presidente de Cordobexia, Albeiro Begambre, quien salió de la zona por el temor de ser asesinado. Las AGC también tienen amenazados a tres líderes sociales y más de cuatro personas quienes no se han identificado pues las nombran con frases despectivas como: “la gran puta del esquinaso alias la cachaca (SIC)”.

“Desde 2016 hasta la fecha nosotros hemos reportado el asesinato de 31 líderes sociales en el departamento. De estos, 12 son de Tierralta. La inseguridad que vivimos es preocupante”, manifestó el líder. La última persona que asesinaron en el municipio fue al excombatiente de las Farc, Jorge Enrique Sepúlveda, el pasado 6 de junio.

Las autoridades, según Chica, hacen lo necesario para proteger a la comunidad, pero no dan abasto. “Lo que sucede es que tenemos una disputa de control territorial. Las estructuras criminales que delinquen en la zona quieren adueñarse no sé si por la minera ilegal y por el narcotráfico”, agregó Chica.


La ONU asegura que 4.780 hectáreas de hoja de coca están distribuidas en los municipios del sur de Córdoba. Este sitio siempre ha sido un departamento golpeado por el conflicto armado pues en su territorio hay zonas estratégicas para el narcotráfico, así como yacimientos de minería ilegal. El año pasado, la Gobernación informó sobre el desplazamiento masivo de 243 familias debido a los enfrentamientos de grupos ilegales en la zona. No obstante, la situación más alarmante es que estas personas no han retornado.

Desde finales de 2018, las comunidades denuncian que se han visto afectadas por los distintos enfrentamientos entre el Clan del Golfo y Los Caparrapos. De acuerdo con ellos, han tenido que desplazarse de sus hogares pues temen por sus vidas. De hecho, el último informe del Observatorio del Centro de estudios políticos y socioculturales del Caribe alertó que, tan solo en enero de 2019, se registraron 41 homicidios. Cifra que convierte a Córdoba en el departamento con más muertes en el país.

Según información de la Fundación Social Cordobexia, en el territorio hay cuatro grupos armados: Nuevo Frente 18 de las Farc, Clan del Golfo, Los Caparrapos y el Eln.
Tomado de El Espectador.

publicidad