Uno de los diarios económicos más importantes del mundo, el Wall Street Journal, destacó este jueves a Medellín como una de las ciudades que llevan la delantera en la búsqueda de soluciones para los pacientes que terminan en unidades de cuidados intensivos, tras contagiarse de coronavirus.

En un artículo llamado “Coronavirus pandemic prompts race in Latin America to build cheaper ventilators” (La pandemia de coronavirus impulsa la carrera para construir ventiladores más baratos en América Latina), el diario destaca que investigadores de la ciudad están usando partes de automóviles y otras herramientas para construir respiradores que cuestan hasta 15.000 dólares, un precio significativamente inferior al de estos productos, cuyo costo puede superar los 40.000 dólares en Estados Unidos o México.

Los respiradores se convirtieron en un arma crucial para el tratamiento hospitalario del coronavirus (...) con la pandemia extendiéndose por Latinoamérica, y una escasez de ventiladores, ingenieros, emprendedores y físicos se están uniendo en una ambiciosa meta: construir sus propios respiradores, desde cero, en cuestión de semanas”, dice el diario.

El proyecto destacado por el diario se llama InnspiraMed, y ya tiene tres prototipos desarrollados por Industrias Médicas Sampedro, la Universidad de Antioquia y la Universidad EIA. Estos desarrollos, que cuentan con aval técnico tras cumplir con los estándares de calidad y seguridad del Invima, serán los que servirán para la producción que llegará a clínicas de la ciudad.

Mauricio Hernández, director del Grupo de Investigación en Bioinstrumentación e Ingeniería Clínica (Gibic) de la Universidad de Antioquia, explicó que de la mano de otras universidades, hospitales y empresas de bioingeniería, se adelantó el desarrollo del prototipo y sus respectivas pruebas.

La Alcaldía de Medellín, anunció la semana pasada que el pasado 20 de abril iba a arrancar la producción de estos ventiladores que serán destinados para la atención de pacientes contagiados de covid-19. El anuncio se hizo antes de tener listas las autorizaciones con el Invima, que han tomado más tiempo del que esperaba la administración local.

El proyecto actualmente aún debe allegar las pruebas o verificaciones para contener potenciales fallas del motor eléctrico por fatiga, alarmas y test para controlar la presión en los pulmones, desconexiones eléctricas, oclusión, garantías en la seguridad eléctrica, entre otros”, reportó el Invima el pasado domingo. El trámite sigue en curso.

Medellín había presupuestado invertir alrededor de $150 millones para adquirir ventiladores que permitieran atender la emergencia; sin embargo, para no demorar la entrega y estimular la industria local, al final se decidió vincular a los potenciales fabricantes a través del ecosistema de innovación Ruta N.

Pero el proyecto no se queda solo en la producción local. Todo el desarrollo ha sido documentado y publicado en un blog digital (letsbeatcovid19.blogspot.com) en el que cualquier persona puede acceder de manera libre a los diseños 3D, el código de programación del software y las instrucciones para reproducirlo.

publicidad