El gesto del trabajador ablandó el corazón de los delincuentes.
Un hecho insólito, de esos que ocurren pocas veces, pasó en Karachi, Pakistán.



Allí, dos ladrones robaron a un domiciliario, quien no aguantó y se puso a llorar.



Este gestó ablandó el corazón de los delincuentes, quienes le devolvieron lo que le habían quitado, según un video que reporta la televisión paquistaní.


publicidad