Un hecho, que ya se ha vuelto frecuente en la ruta 45 se registró la mañana de hoy a la altura del sector conocido como Pericongo, entre Timaná y Altamira.

Un desprendimiento de rocas por poco deja atrapado a un motociclista que se movilizaba por el sector, cuando se registró el caso.

Según manifestó el joven, quien es empleado del banco Agrario, y quien se desplazaba en razón a su trabajo por esta vía nacional, una roca pequeña alcanzó a pegarle en un brazo cuando transitaba en el lugar.

“Fue en cuestión de segundos”, manifiesta el joven, que, si hubiese tardado unos segundos mas en pasar, habría recibido sobre su humanidad las rocas y tierra que se desprendieron.

El pasado mes de abril de 2018, se registró un accidente en el mismo sector, por un desprendimiento de rocas, lo que causó la muerte inmediata del conductor del vehículo, y 3 meses después de otro de los ocupantes, un joven de tan solo 26 años de edad.

Este hecho se presenta, justo cuando el gobierno nacional, anuncia nuevamente, la cesión del contrato 012 de 2015, con el cual se espera la intervención de la ruta 45.

 

 

Publicidad