En 2019 un hombre de 51 años en Florida, Estados Unidos, descubrió que su esposa, con quien había criado cinco hijos, le era infiel. Tomó la decisión de buscar al amante y cortarle los genitales a manera de venganza.

Tras declararse culpable, el hombre fue a prisión. En estos días, un tribunal emitió la sentencia: 20 años de prisión, 10 años de libertad condicional y una indemnización a la víctima que supera los 250.000 dólares.

Según la investigación, Bonilla buscó al amante de su esposa y llevó consigo un arma de fuego. Con ella intimidó al hombre, lo obligó a que se estuviera quieto y le cortó los genitales. La víctima llegó de urgencia a un hospital y le confirmaron que no volvería a tener sensación alguna en el pene.

Por esta sangrienta situación Alex Bonilla fue juzgado bajo los cargos de robo, secuestro y agresión agravada.

Sobre la víctima se conoce que efectivamente perdió la sensibilidad. No puede tener relaciones con su actual pareja y tampoco orinar con normalidad.

Tomado de: Caracol noticias

publicidad publicidad