En la noche del sábado 27 de marzo en la zona rural del municipio de Caloto, norte del Cauca fue hallado muerto Mario Fernando Herrera Aparicio, funcionario del CTI de la Fiscalía General que fue secuestrado al parecer por integrantes del grupo armado residual Dagoberto Ramos.

El servidor se desplazaba con una comisión desde Manizales y cayó en un retén ilegal en El Palo.

Hombres armados se lo llevaron con rumbo desconocido junto a una camioneta.

Tenía signos de tortura.

El hallazgo del cuerpo se da horas después que el fiscal general, Francisco Barbosa llegará a Popayán y anunciará el traslado de su despacho al Cauca por la alteración del orden público.

publicidad publicidad