Seis monjas murieron en un brote de covid-19 que se presentó en el convento, Congregación Teresita del Niño en el barrio Laureles, centro occidente de Medellín, donde en total se contagiaron 32 personas.

"Tuvimos un brote, lamentablemente en un convento; pero de las que estaban vacunadas, ninguna terminó ni siquiera en cuidados intensivos. Entonces la vacuna sí funciona, sí es importante y por lo mismo hay que priorizar a las personas mayores, que son las que tienen mayor riesgo", indicó el alcalde de Medellín, Daniel Quintero Calle.

En el sitio, solo siete religiosas estaban vacunadas. Seis personas del personal de asistencia también se contagiaron y, por ahora, once están siendo atendidas en centros médicos.

El mandatario local explicó que quienes se murieron no estaban vacunadas porque no eran mayores de 80 años o porque no quisieron vacunarse.

De otro lado, reiteró que este es un caso en el que se muestra que incluso con solo la primera dosis de la vacuna los contagiados no van a camas de cuidados intensivos.


publicidad publicidad